Inicio AARP » AARP Blog » En Español » Entre hermanas

Entre hermanas

Publicada el 14/08/2013 por | Autor de AARP Blog Comments

En Español Print Print
Susana, Patricia y Virginia

Susana, Patricia y Virginia – Foto cortesía Virginia Cueto.

Este pasado 14 de febrero, mi hermana Patricia publicó esta foto suya conmigo y nuestra otra hermana, Susana, en Facebook. “Feliz Día de San Valentín a dos personas a quien quiero con todo mi corazón, ¡mis hermanas!”. Ahí estamos, en el patio de nuestra casa en La Habana a principios de 1964, dos años antes de salir de Cuba rumbo a Nueva York, inocentes, felices, de manos, Patricia, la más chiquita, entre Susana y yo, las mayores.

La foto y dedicatoria me sorprendieron. No me la esperaba un Día de los Enamorados. Pero me hizo reflejar. En las más de cuatro décadas desde que nos tomamos esa foto ha habido muy pocas constantes, pero siempre hemos podido contar con la fuerza de los lazos que nos unen. Pese a la distancia —hemos vivido no solo en distintas ciudades, sino distintos continentes desde que nos casamos e independizamos— nos hemos mantenido unidas y en constante comunicación, compartiendo experiencias, impresiones, consejos y los altibajos de matrimonios, hijos, mudadas, bautizos, cumpleaños, viajes, divorcios, trabajos, carreras, amistades que son como hermanos, primos, padres, fiestas, graduaciones, desastres naturales, eneros que llegan llenos de sueños y nuevos horizontes, y hace varios años la mejor parte (al menos para mí), ¡los nietos!

Estudios indican que la relación entre hermanos es una de las más impactantes en nuestras vidas, pues a diferencia de otras, es una relación que se basa en una historia, una crianza, una genética y hasta secretos compartidos. Y suele durar por toda la vida.

Esta dinámica es aun más marcada entre mujeres. Lo sabré yo… Es una de las muchas bendiciones por la cual doy gracias todos los días. Y más cuando vislumbramos ya una nueva etapa en que nuestros padres, octogenarios ambos, nos necesitarán cada vez más.

A veces bromeamos. My sister, my friend, solemos firmarnos en emails o tarjetas, riéndonos de la frase tan popular en las tarjetas comerciales pero sabiendo en el fondo que lo decimos de verdad, de todo corazón.

Y a ti, ¿cómo te ha ido? Cuéntanos.