Una niña de 88 años y su gato

Sugiero ver esta hermosa secuencia de fotografías. La fotógrafa japonesa Miyoko Ihara documenta la amistad de su abuela Misao (88 años) y su gato, Fukumaru. De acuerdo con la explicación de la fotógrafa, el nombre del gato significa “círculo de la buena fortuna.

Misao y su gato Fukumaru – por Miyoko Ihara vía Creative Commons

Las imágenes se alejan por completo del estereotipo de abuela con gato que, al menos, yo tenía.

Misao y su gato exploran todas las posibilidades que una auténtica amistad ofrece. El gato es sucesivamente un compañero, un testigo, un cómplice. A veces, incluso, sólo un aburrido o perplejo acompañante en las tareas cotidianas. Misao y Fukumaru comparten la lectura del diario, el cultivo de la huerta, las celebraciones de cumpleaños o, a veces, simplemente dormitar al sol.

La fotógrafa, que ha retratado a su abuela con su gato durante los últimos 13 años, captura los amplios matices de una larga amistad. Tras la observación minuciosa de la actitud de Misao –juguetona, siempre lista a dejarse retratar con su gato– parece vivir el espíritu de una pequeña niña más que el de una mujer de 88 años.

También te puede interesar: