Sábado perfecto en Montevideo

Ana G. Hernández - Creative Commons

Ana G. Hernández – Creative Commons

Una encuesta argentina asegura que Montevideo, la capital de Uruguay, es una de las ciudades donde los latinoamericanos quisieran vivir.  Estoy de acuerdo. Feliz pasarí­a una temporada en Montevideo, una de las ya escasas capitales de Latinoamérica donde la gente sigue siendo afable. Buen sitio para conversadores poco enfáticos. Ideal para nostálgicos.

Hace unos 25 años atrás experimenté allí­, en Montevideo, lo que podrí­amos denominar un sábado perfecto. Vagaba sin rumbo por los alrededores de la Plaza Independencia y  -lo que no es completamente raro en mí­- trabé amistad con un grupo de desconocidos. Un familión heterogéneo al que acompañé mansamente a ver un partido de fútbol. Más tarde hubo unas copas, una carne asada en un tambor frente a una casa antigua, desde la cual se veí­a la sospechosa actividad nocturna de la Plaza Zabala. Cerca de la medianoche, mientras comenzaba a llover, vi pasar a un hombre con un caballo. Más tarde caminé con el familión hacia un saloncito en la calle Maciel, un sindicato o una escuela, donde presencié un sesión de murga.

Felizmente, nadie me invitó a cantar ni a bailar. Pero aún recuerdo la limpia alegrí­a, la amabilidad y el sentido musical de esa gente que no me conocí­a. En una ciudad extranjera, nunca he necesitado mucho más.

También te puede interesar: