No dormir bien afecta tu dieta

No dormer bien afecta tu diet

Foto cortesí­a de dogwelder Flickr Photostream

Si vas al supermercado con hambre, aumenta el riesgo de que compres más alimentos de lo que esperabas. Esos helados o nieves de alguna manera mágica aparecen en tu carrito de compras. Pero si eres un hombre y vas al supermercado con sueño, ¿qué pasarí­a?

Esta es la pregunta que los investigadores Colin D. Chapman y sus colegas de Uppsala University, Sweden, se propusieron responder. En el estudio publicado en Obesity, los hombres que no durmieron bien o durmieron menos de ocho horas por noche compraron más cantidad de alimentos y más alimentos altos en calorí­as que los hombres que durmieron bien la noche anterior. Esto sucedió aún cuando comieron un buen desayuno. Lo que quiere decir que el hambre no fue el culpable, sino que el sueño les impidió tomar buenas decisiones a la hora de la compra. Si uno termina comprando más galletas, bolsas de papitas y esto entra a la casa va ser muy difí­cil decir “no” a uno mismo.

El no dormir bien afecta la dieta. Dormir menos horas causa cambios en las hormonas leptina y grelina que son las que regulan el apetito, provocando más hambre. Un gran problema de no dormir bien es no tener la energí­a o el estado de ánimo para hacer alguna actividad fí­sica. Esto es un ciclo que afecta a muchos con problemas serios. El no dormir bien da más hambre, no escoges buenos alimentos y tampoco haces ejercicio. Durante el dí­a quizás te tomas varias tazas de café para ayudarte, pero la cafeí­na afectará tu sueño esa noche. Si bebes alguna soda o bebida azucarada con cafeí­na estarás añadiendo más calorí­as a tu dieta. Se sabe que las personas que duermen menos horas tienen tendencia a padecer de sobrepeso u obesidad.

Cuando no duermas bien será mejor evitar ese dí­a que vayas de compras o tendrás que prestarle más atención a tu bolsa de alimentos y caminar más por el área de frutas y verduras del supermercado para que pongas más alimentos saludables en tu carrito de compras. Los alimentos que pueden ayudarte a conciliar el sueño son los altos en el aminoácido triptófano como: papas, bananas, aves y leche tibia. Este aminoácido facilita la producción de serotonina que también esta relacionada con la depresión y a la vez te ayuda a dormir.

La National Sleep Foundation recomienda buscar ayuda con tu médico y ofrece varios consejos. Entre estos, aconseja disfrutar del ejercicio; pero evitar hacer ejercicio tres horas antes de acostarse para mejorar la calidad del sueño. Intenta comer menos en la noche y mejor en las mañanas y no comas muy cerca de la hora de irte a dormir. Cuando tengas hambre en la noche, un té caliente de hierbas sin cafeí­na como el té de manzanilla es una buena opción.

¡Salud!