Inicio AARP » AARP Blog » En Español » Yoga: actividad preferida de mujeres infieles

Yoga: actividad preferida de mujeres infieles

Publicada el 17/09/2013 por |Autor de AARP Blog Comments

En Español Print Print
Mujer practica el Yoga

Mujer practica el Yoga por
RelaxingMusic vía Creative Commons

Mientras se celebra el Mes del Yoga –cuyas ventajas sobre el alma y el cuerpo me constan– leo no sin asombro un par de textos no muy políticamente correctos contra el yoga.

Para el sitio de aventuras extramaritales europeo Gleeden, el muy inocente yoga es la actividad física preferida de las mujeres infieles. No confío mucho en las características técnicas de la encuesta. Pero, me temo que (en materia de infidelidad) estos sujetos saben de lo que hablan. Por otro lado, el padre James Manjackal explica detalladamente por qué el yoga es incompatible con el cristianismo. Y asegura que “en el mejor de los casos el Yoga es una práctica pagana y en el peor es una práctica oculta”.

Hace 120 años, cuando el yoga llegó a Estados Unidos, no fue necesariamente una aparición pacífica. El yoga apareció por primera vez en Boston en 1893 de la mano de un intelectual bengalí llamado Swami Vivekananda. Él participó en el congreso internacional de las religiones. Habló en Harvard. Y, por extraña coincidencia,  el 11 de septiembre de 1893 pronunció en Chicago un famoso discurso en favor de la tolerancia entre todas las religiones.

Sin ánimo de confirmar las evidencias de Gleeden, las crónicas dicen que sus discursos tenían un apasionado interés entre las mujeres.

Namaste.