¿Beber agua antes de dormir reduce el riesgo de un ataque al corazón?

Glass of Water

No hay duda alguna que tomar agua – a cualquier hora del dí­a- es un hábito saludable. El agua es esencial para mantener el cuerpo hidratado; el corazón y la mente sana. También puede ayudarte a mantener tu metabolismo a un buen ritmo, a evitar calambres en las piernas y a prevenir el estreñimiento. Pero, ¿será verdad que tomar un vaso de agua antes de dormir reduce el riesgo de infartos?

Varios artí­culos en internet aseguran que tomar “un vaso de agua 30 minutos antes de ir a la cama evita ataques cerebrales y al corazón”. Este mensaje no tiene ninguna base cientí­fica. Si buscas en las redes, verás que no hay estudios clí­nicos o alguna investigación sobre la relación entre el horario de beber agua con los ataques al corazón.

La investigación más popular referente a este tema proviene de un estudio realizado en Loma Linda University en California. La doctora en salud pública Jacqueline Chan y sus colegas publicaron en el año 2002, en el American Journal of Epidemiology, que beber cinco o más tazas de agua al dí­a puede reducir las probabilidades de morir por un infarto.

En este estudio le dieron seguimiento a 8,280 hombres y 12,017 mujeres por seis años. Las personas que bebieron dos o menos vasos de agua -de ocho onzas- al dí­a tuvieron más riesgo de padecer un ataque al corazón. Según los récords alimenticios de dicho estudio, los participantes llevan un estilo de vida saludable, consumí­an alimentos altos en granos integrales y bebí­an más agua, leche y jugos. Chan y su grupo comentaron que quizás las personas que beben más agua están mas pendientes de su salud y son más activos.

Aunque sea un mito que beber agua antes de dormir previene un ataque al corazón, no está de más empezar a contar cuántos vasos de agua tomas al dí­a. La cantidad de agua al dí­a varia según la actividad fí­sica, la altitud o clima y el estado de salud. El Institute of Medicine recomienda para un hombre adulto un promedio de 3.7 litros (15 tazas) y para una mujer 2.7 litros (11 tazas) diarias de agua total; pero esto incluye alimentos con alto contenido de agua como frutas, vegetales, caldos y todo lo que ingieras que contenga lí­quido. Si tienes sed quiere decir que es hora de hidratarte. Si no te gusta el agua común, añádele un chorrito de jugo de limón o trata el agua con gas. El té es otra opción para hidratarte y lo bueno es que puede ayudar a acelerar tu metabolismo. ¿Ya tomas suficiente agua? ¿Qué ideas tienes para animar a los nietos a tomar agua en vez de las sodas?

Foto cortesí­a de Greg Riegler Photography  ví­a Creative Commons