El cáncer: ¿cuál es su verdadera definición?

Breast cancer cells.

Células de cáncer de mama.

Soy sobreviviente de cáncer de mama. ¿O no?

Han pasado casi 12 años desde que me diagnosticaron con carcinoma ductal in situ (DCIS, por sus siglas en inglés). Me cortaron un pedazo del seno izquierdo, tomé Tamoxifen por cinco años y cada vez que iba al médico, respondí­a “sí­” cuando preguntaban si alguna vez habí­a padecido de cáncer.

A través de los años he escrito sobre mis experiencias, mostrado mis mamografí­as en más de una revista, hecho presentaciones y tratado de siempre mantener una actitud positiva y esperanzadora.

Pero ahora, a pesar de la cicatriz horizontal que llevaré siempre bajo mi seno, no sé si soy sobreviviente de cáncer. Dos columnas recientes del Dr. Elmer Huerta, nuestro experto en salud, me han hecho dudar de que lo sea.

En una de ellas, el oncólogo pregunta: ¿Es hora de redefinir el cáncer? Dice que un grupo de cancerólogos del Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU. pide que varias formas de lo que ahora se clasifica como cáncer -incluyendo el DCIS- sean redefinidas como lesiones indolentes de origen epitelial (IDLE) que posiblemente podrí­an volverse cánceres, pero que en realidad no lo son.

En su artí­culo, “El sobrediagnóstico, una consecuencia inadvertida de las mamografí­as“, habla con más detalle sobre el DCIS y el rol de los exámenes que nos hacemos para detectar el cáncer de mama. Menciona los tratamientos -desde la cirugí­a hasta la quimioterapia- que se usan innecesariamente cuando se encuentra ese tipo de lesiones que no son cáncer.

He conocido al Dr. Huerta muchos, muchos años. Le tengo tanto respeto que cuando me diagnosticaron, él fue el primero -después de mi familia, por supuesto- a quien llamé. Temerosa, temblorosa y llorosa, le conté que tení­a cáncer y que era DCIS.

Con mucha calma y paciencia me explicó sobre el diagnóstico, me felicitó porque lo habí­an encontrado en una etapa tan temprana que me iba a curar y me aconsejó sobre los siguientes pasos a tomar. Se lo agradeceré por siempre.

Sin embargo, con la posible redefinición de DCIS como simplemente una lesión y no un cáncer, ¿qué me espera?

Bajo la nueva Ley de salud no tendrí­a que preocuparme por condiciones preexistentes, como el cáncer, para ser asegurada. Pero, ¿tendrí­a que seguir marcando “sí­” en el papeleo médico? Y el seguro que compré hace casi dos décadas y que me ayudó a costear los tratamientos y medicamentos, ¿pedirá un reembolso?

Tantas preguntas. Pero la más importante para mí­: ¿Quién soy?

He vivido las punzadas en mi corazón cuando me declararon una paciente con cáncer. Escuché la angustia en las voces de mis padres al decirles. Vivo con la cicatriz de una sobreviviente y tiemblo cada vez que voy para que me hagan una mamografí­a, temerosa que me dirán que el cáncer ha vuelto. Suspiro con alivio cuando los resultados son negativos. Sigo agradecida de todos los que me han apoyado en los tiempos difí­ciles y los alegres.

Soy -y siempre seré- sobreviviente. No importa lo que digan los cancerólogos.

Foto: Annie Cavanagh. Wellcome Images/Flickr