Inicio AARP » AARP Blog » En Español » 2013: el año más difícil de Barack Obama

2013: el año más difícil de Barack Obama

Publicada el 31/12/2013 por | Autor de AARP Blog Comments

En Español Print Print

El presidente lo niega. De hecho, en su último pronunciamiento público dijo que éste no ha sido su peor año y citó mejoras en la economía y otros logros. Pero las encuestas y los hechos, por lo menos generan dudas.

El presidente de Estados Unidos tuvo un año complicado. Si bien comenzó en enero fortalecido por su reelección, terminó el año con el índice de aprobación más bajo de sus cinco años de presidencia, según encuestasObama Travels To Denver, Signs Stimulus Bill nacionales.

¿Por qué cada vez más estadounidenses perdieron la confianza en Obama?

La respuesta es contundente: muchos de los puntos clave de su agenda, como la reforma tributaria, el control de armas y la reforma migratoria languidecen. Y para rematar, su programa estrella, el “Obamacare”, ha tenido tintes de verdadero fiasco.

Probablemente Obama comenzó el 2013 muy consciente de los problemas a los que los presidentes se han enfrentado durante el segundo mandato, pero no parece haber estado plenamente preparado para lo que estaba por llegar.

El presidente ha pasado apuros en los últimos 12 meses tratando de proteger sus políticas internas de los ataques e intentando mantener el control de la agenda nacional. Su reto más difícil ha sido la continua y despiadada oposición con la que se encontró en el Capitolio.

Su intento de acercar a los líderes demócratas y republicanos para que lograran acuerdos por el bien del país no solo fracasó, sino que la brecha entre los dos partidos se vio exacerbada, a tal punto que por primera vez en 17 años el gobierno federal cesó sus funciones por un lapso de 16 días ante la falta de consenso sobre el límite de la deuda.

La reforma de salud, llamada a ser uno de los grandes legados de la administración Obama, también  sufrió un duro revés. La página web no funcionó por más de dos meses.

La reforma inmigratoria fue otra promesa incumplida. A lo largo del año, marchas, protestas e inclusive ayunos intentaron llamar la atención de las autoridades del país, para su urgente aprobación. La lucha de 11 millones de indocumentados para salir de las sombras sigue en el limbo. Esto sin mencionar la política de deportaciones, que dejó mucho que desear, con récord de expulsiones, de acuerdo a informes de prensa y organizaciones proinmigrantes.

En materia de seguridad nacional, Obama enfrentó un gran escándalo por las revelaciones de espionaje realizadas a través del exfuncionario de la NSA, Edward Snowden. El uso de un programa para vigilar las comunicaciones de millones de personas supuso un duro golpe para la imagen de la administración estadounidense. El presidente se escudó en la seguridad nacional para justificarlo, pero… la polémica traspasó las fronteras de Estados Unidos, y el ciberespionaje a países, mandatarios y gente del común sigue dando de qué hablar.

¿Es o no el 2013 el año más difícil de Barack Obama?

Foto: iStockphoto / EdStock