Inicio AARP » AARP Blog » En Español » Hoy te propongo que seas compasivo

Hoy te propongo que seas compasivo

Publicada el 20/05/2014 por |Autor de AARP Blog Comments

En Español Print Print

Jamás olvidaré la mañana en que me encontré con Tomás* a la salida del colegio. Hacía tiempo que no lo veía y me dio gusto cruzarme con él, aunque reconozco que también noté que su físico había atravesado una dramática transformación. Había perdido mucho cabello y su vientre estaba más prominente que en ocasiones anteriores.

Red heart in human handsNo habían pasado 5 minutos de nuestra conversación, cuando se nos acercó un caballero a saludar a Tomás. “Oye, ¡pero tú si estás gordo, mi hermano!”, dijo el individuo, en tono de broma o mofa. “¡Tú sí que vives bien! Aunque esa calva brilla más que una bola de billar”, añadió sobándole irrespetuosamente la panza a Tomás, como si le estuviera pidiendo un deseo a algún Buda.

Mi amigo Tomás y yo nos miramos en silencio. Él hacía un intento para esconder su mezcla de molestia, vergüenza y dolor. Yo me quedé como una estatua, sin saber qué decir o qué hacer. Cuando por fin desapareció el individuo, le pasé la mano a Tomas por el hombro para que supiera que estaba con él.

Hace unos días, mi amigo Tomás partió físicamente de este mundo. En honor a él y a todos los que viven con enfermedades “invisibles”, es que escribo hoy.

Tomás tenía cáncer; un cáncer que durante mucho tiempo pudo, digamos que, disimular muy bien. Pero ya al final de su enfermedad pasó de ser un hombre vital y en forma, a ganar peso por la hinchazón que le producían sus medicamentos. La melena que una vez tuvo, se le cayó a causa de la quimioterapia. Aún así no vivía sumido en la tragedia y mientras pudo, salía a la calle a cumplir con sus responsabilidades cotidianas, aprovechando cada momento que tenía con la mejor de las disposiciones. Pero algunas personas por desconocimiento abusaban de la confianza, llegando al punto de hacer mucho daño con sus palabras, críticas y chistes malos.

Tomás no es el único a quien he visto sufrir por la mala educación de personas insensibles, que sin empatía alguna, sin la más mínima consideración de lo que puede estar atravesando una persona, comentan sin piedad sobre su aspecto físico. Y es que hay condiciones de salud muy serias que no son obvias: la diabetes, la fibromialgia, la artritis, los desórdenes de la tiroides, la migraña y la depresión son parte de una larga lista de condiciones invisibles que transforman nuestros cuerpos con gordura, calvicie, hinchazón y manchas que sin embargo pasan como marcas normales de un estilo de vida. También se da el caso de pacientes que lucen muy bien, a quienes la sociedad no les reconoce su enfermedad, minimizándolos con comentarios inapropiados del tipo “¿pero de qué te quejas? si tú te ves muy bien.”

Muchos de los que las padecen, hacen un gran esfuerzo por no dejarse vencer por sus achaques, dolores corporales, ansiedad, sentimientos de impotencia, preocupación y hasta miedo. Pero basta que venga un inconsciente a comentar sobre los estragos físicos, sumido en su ignorancia, como para que personas como Tomás sientan todo el peso de su enfermedad y se quieran esconder en una cueva obscura.

Yo les propongo hoy crear conciencia sobre las enfermedades invisibles y sencillamente les exhorto a dejar de comentar sobre el físico de una persona. Esa persona puede estar muy enferma. ¿Querrá alguien dañar con un comentario a alguien que está luchando por su vida?

*El nombre ha sido cambiado para proteger la privacidad del sujeto.

Photo: AlexRaths via Istockphoto

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP