Interpretando a Cantinflas, obsesivamente

Cantinflas PosterCuando se supo que el director Sebastián del Amo estaba preparando una pelí­cula sobre la vida del inefable Cantinflas, se podí­a suponer que esta biografí­a fí­lmica serí­a elaborada con mucho respeto al legendario personaje de Mario Moreno. Efectivamente, la pelí­cula -que se acaba de estrenar en Estados Unidos- demuestra una notoria atención al detalle para reconstruir la era dorada del cine mexicano. Quizás el único elemento que sorprende de esta producción es que el actor elegido para interpretar a Cantinflas no haya sido un mexicano, sino el español í“scar Jaenada.

“Después de haber participado en más de 30 pelí­culas, uno sabe cuáles personajes son especiales”, me comentó Jaenada durante un reciente viaje a Los íngeles para promover la pelí­cula. “Cuando escuché que iban a hacer Cantinflas, me pareció espléndida la idea de interpretar este papel. Y lo atraje como si fuera un imán”.

Jaenada no se tomó a la ligera el desafí­o de adoptar los manerismos y el acento mexicano de Cantinflas.

“Durante seis meses, pasé las pelí­culas de Mario Moreno en mi departamento, una tras otra, las 24 horas del dí­a”, explica Janeada. “Tení­a el afán de encontrar en los ojos de Cantinflas el momento en que empezaba a improvisar. Estudié su mirada, el titubeo de los párpados, de una manera enfermiza”.

Si de grandes actuaciones se trata, Jaenada no está solo en Cantinflas. La actriz mexicana Ilse Salas da una cátedra de arte dramático interpretando a Valentina Ivanova, la esposa del cómico. Es un papel difí­cil y hasta un poquito ingrato. El guión de la pelí­cula ahonda poco y nada en las realidades emocionales de la mujer que compartió una vida í­ntima con Moreno mucho antes de que este se convirtiera en estrella de cine. Salas utiliza magistralmente su mirada y lenguaje corporal para expresar todos los sentimientos -enojo, desencanto y ternura- que le niega el escaso diálogo de las escenas que protagoniza.

“Si logré transmitir eso, mi trabajo está hecho”, dice Salas cuando le señalo todo lo que ha conseguido expresar con sus ojos en esta pelí­cula. “No sé si una es consciente de ese tipo de cosas. Lo que procuro como actriz -sea el género que sea- es buscar la verdad. Me hace feliz la idea de contar el drama de Mario Moreno y no tanto la parte divertida de Cantinflas, que puede ser muy estilizada. Con los ojos expresé las lí­neas [de diálogo] que me faltaron decir. Hubo algo de oportunidad perdida, porque esta historia daba para mucho más”.

Le pregunté a Jaenada si fue difí­cil terminar la filmación de Cantinflas, después de haberse compenetrado tanto con su personaje.

“Me quiero mucho como para que me costara”, contestó el actor con absoluta sinceridad. “Tení­a ganas de volver a mí­. Es sacrificado inmiscuirte en la vida de otro. Sientes la necesidad de volver a tus zapatos, tu ropa, tu manera de andar. Te dirí­a que tuve las mismas ganas de llegar que de irme”.

 

También te puede interesar:

 

 

Página de inicio de AARP