La menopausia temprana puede estar relacionada a la fatiga crónica

Como ya les he contado antes, abogo por las personas que padecen alguna enfermedad no evidente. Usualmente son personas que sufren no solo a causa de su padecimiento, sino por los juicios sociales y por la mala educación de las personas que se la pasan opinando “pero, tú te ves bien” o “no te quejes, que esos achaques están en tu mente” o incluso le exhortan “¡se más positiva!”Stressed female pensioner

Fotos: Mejora tu salud en 60 segundos.

Pues bien, hoy les quiero contar sobre una de esas enfermedades escondidas pero reales que sufrimos mayormente las mujeres: el síndrome de fatiga crónica o SFC. Hace unos días fui a almorzar con un grupo de amigas y vino el tema a colación porque una de ellas había sido recientemente diagnosticada formalmente con esta condición. Todas respiramos con alivio porque al fin, luego de tantos años de escucharla y tratar de empatizar y solidarizarnos con sus dolores y malestares, teníamos una definición y un posible tratamiento. Lo cierto es que mi amiga llevaba tiempo tratando de convencernos sobre lo mal que se sentía: presa de dolamas musculares y de coyunturas, insomnio, pérdida de la memoria y dolores menstruales.

Suscríbete a nuestro boletín

Pero el diagnóstico de mi amiga, también logró despertar en mí una nueva curiosidad sobre los síntomas y las causas del síndrome de fatiga crónica. Al dedicarme a leer sobre el tema en estos días, encontré el reporte sobre un estudio reciente (en inglés) que establece una posible relación entre el SFC y la menopausia temprana. Ahí mi interés se multiplicó, porque soy una mujer que está en esos añitos de empezar a pensar en lo que se le viene encima al entrar en la etapa del fin de mi menstruación.

Según el estudio dirigido por los Centros para la Prevención y Control de la Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y publicado a principios de mes por la revista Menopause de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (en inglés), parece existir una relación entre la menopausia temprana —esa que se manifiesta en mujeres a principios de sus 40 años— y los malestares propios del síndrome de fatiga crónica. En el estudio, se tomó una muestra de 84 pacientes de SFC y se comparó con un grupo de 73 mujeres saludables. Aquellas con SFC tenía 12 veces más probabilidad de tener dolor pélvico no relacionado a la menstruación. También eran casi dos veces más propensas a tener períodos menstruales con un exceso de sangrado y más sangrado entre períodos así como un 16% más probabilidad de sufrir períodos irregulares.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Anteriormente ya el SFC lo habían relacionado a múltiples condiciones ginecológicas como la endometriosis, pero esta es la primera vez que se identifica un posible nexo con el advenimiento de la menopausia temprana en la mujer.

Así que, como mujer, debemos estar pendientes a todos estos síntomas reales para nosotras, pero no tan evidentes para los demás. Y debemos tener una conversación honesta pero enfática con nuestros ginecólogos si es que los estamos padeciendo, para evitar darle más vueltas a los achaques y obtener un tratamiento que mejore nuestra calidad de vida, de los 40 en adelante.

¡A cuidarse!

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto de JackF via istockphoto.com