¿Qué es el ‘internet de las cosas’ y cómo nos afecta?

Hemos escuchado últimamente acerca del “Internet of Things” (IoT, “internet de las cosas”). Generalmente, el debate gira alrededor de temas relacionados con la privacidad de datos y la seguridad cibernética. IoT-final

Entonces, ¿qué es el internet de las cosas y de qué se trata todo el alboroto?

El internet de las cosas se refiere a la variedad de dispositivos que pueden comunicarse con las redes externas. Si bien todos nos damos cuenta de que nuestras computadoras y teléfonos inteligentes se conectan con el mundo exterior, cada vez más están haciendo lo mismo una variedad de dispositivos, como monitores de ejercicio, cámaras, vehículos y termostatos.

¿Qué tan grande será el internet de las cosas?

CISCO calcula que habrá 50 mil millones (50 billion) de dispositivos conectados en el año 2020.

A los expertos en privacidad les preocupa que los datos que recogen detalladamente estos dispositivos darán paso a que las empresas creer perfiles completos de comportamiento de las personas. Perfiles que en algún momento podrían convertirse en parte de las decisiones de crédito, seguro o empleo.

Cómo borrar tu huella digital en 8 pasos »

Los expertos en seguridad expresan una serie de preocupaciones. Señalan que los dispositivos conectados son vulnerables a la piratería informática, lo que podría permitir a los hackers tomar el control del dispositivo. Por ejemplo, los investigadores tienen la capacidad de piratear el acceso a vehículos, lo que les permite tomar control de los sistemas importantes, como la dirección y los frenos.

Otra preocupación es que los piratas cibernéticos utilizarán las vulnerabilidades de seguridad en los dispositivos conectados para espiar a los propietarios de los dispositivos. Por ejemplo, y no hace mucho, los hackers explotaron las debilidades de seguridad en los monitores de bebés y cámaras de seguridad en hogares, lo que les permitió ver y escuchar a las personas en sus casas.

Como van en aumento los dispositivos conectados, la Federal Trade Commission (FTC, Comisión Federal de Comercio) dio a conocer un informe (en inglés) que aborda algunas de las preocupaciones de seguridad y privacidad relacionadas con el internet de las cosas.

El informe recomienda las mejores prácticas para mejorar la seguridad de los dispositivos conectados. Además, indica que es mejor la reducción de datos —es decir, limitar la cantidad de datos que recojan los dispositivos— con el fin de ayudar a proteger la privacidad. En particular, el informe aboga por una autorregulación voluntaria y no por una legislación específica para el internet de las cosas.

Sin embargo, el informe plantea una serie de preocupaciones.

Algunos defensores de la seguridad y la privacidad temen que un régimen de autorregulación voluntaria no será suficiente. Después de todo, esta postura ha resultado poco exitosa en la iniciativa de la FTC por crear una lista de Do-Not-Track o No seguir para dar a los consumidores una manera de controlar su privacidad en línea. Al no exigir a las empresas que utilicen las mejores prácticas, no hay garantía de que las aplicarán.

Además, el llamado de la FTC para proteger la privacidad del consumidor está encontrando resistencia en el interior de la misma FTC. Dos comisionados de la FTC criticaron el informe (en inglés) por no utilizar un análisis que incluya el costo y el beneficio antes de recomendar la reducción de datos. Señalan que limitar la recopilación de datos para evitar daños hipotéticos en el futuro, podría resultar en que las empresas pierdan información que podría resultar valiosa más adelante, tanto para ellas como para sus clientes.

Como resultado, es difícil decir si el informe de la FTC tendrá algún impacto significativo en la creación de un internet de las cosas más seguro y privado. Debido a que el informe no llega a exigir una mayor seguridad y privacidad, algunos expertos creen que es poco probable que tenga un impacto significativo.

Mientras que el internet de las cosas siga creciendo y se integre aún más en nuestra vida diaria, se comprende el hecho de que los consumidores se preocupen por los problemas de seguridad y privacidad. Contemplar prácticas voluntarias podría ser insuficiente a la hora de proporcionar las protecciones adecuadas. Quizá sea necesario para los legisladores y reguladores imponer protecciones de seguridad y privacidad para que el internet de las cosas funcione para consumidores y empresas.

* Neal Walters, analista de investigación de políticas para el Equipo Económico y de Seguridad del Consumidor, escribe sobre temas como la privacidad de la información financiera, el robo de identidad, los servicios públicos asequibles, las tarjetas de prepago y los informes de crédito.

También de interés

 

Visita AARP en español »