Cuida tu suelo pélvico para evitar la incontinencia y tener mejores orgasmos

No es que vaya a empezar a quejarme a estas alturas de ser mujer, porque me encanta mi naturaleza femenina pero ¡miren que las mujeres pasamos por dolores y achaques!OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fotos: 7 razones para estar más activo sexualmente.

Y a medida que nos vamos poniendo más viejitas, pues todo lo que antes estaba más o menos en su lugar, empieza a aflojarse o a darnos un poquito más de lucha y trabajo por mantener en sitio. El embarazo, por ejemplo, es una de esas condiciones femeninas que nos impacta enormemente en lo físico a largo plazo como muchas sabemos. Obviamente que el resultado son nuestros hijos, pero no gratuitamente o sin contar los retos corporales. Y ni hablar de vernos un día con la piel del vientre estirada y los senos repletos de leche materna para luego quedar vacíos. Pero bueno, hay que saber vivir la vida con gracia, digo yo.

Pero además de lo que se ve por fuera, sufrimos cambios internos y hoy les quiero hablar de eso. El suelo pélvico es una de esas áreas internas de nuestro cuerpo que más sufre con el embarazo. Pero ¿qué es en sí el suelo pélvico y por qué nos conviene tanto mantenerlo saludable?

Suscríbete a nuestro boletín.

“Los músculos del suelo pélvico son los responsables de mantener todos los órganos internos del abdomen en su lugar”, explica la Dra. Madeleine Castellanos (en inglés), psiquiatra especializada en temas de salud sexual, sobre esta especie de red muscular en el área de nuestra pelvis que resulta esencial para el buen funcionamiento del sistema urinario y de evacuación. “Durante los partos, estos músculos se estiran considerablemente. Y otros factores como el sobrepeso, la falta de ejercicio y la menopausia afectan también su tono muscular”.

Uno de los primeros síntomas de un suelo pélvico flojo es la incontinencia urinaria. Y en términos de salud sexual, pues algunas mujeres pueden empezar a notar que sus orgasmos no son tan intensos como antes. Súmenle a eso que estos músculos también sufren cuando empieza a menguar el estrógeno durante la menopausia y tenemos problemas serios. Así que la salud del suelo pélvico no es para tomársela a la ligera.

“Yo recomiendo hacer ejercicios para el suelo pélvico diariamente”, indica Castellanos. “Se deben hacer 3 rondas de 10 repeticiones de contracciones Kegel, de 1 o 2 segundos cada una, en las que una mujer aprieta lo más que pueda y contrae estos músculos como tratando de halarlos hacia arriba, hacia el abdomen, como quien para de orinar a mitad de flujo”.

También existe un aparato médico llamado InTone que envía una delicado estímulo eléctrico que causa una contracción automática de estos músculos. Para conseguir el InTone es necesario ver a un ginecólogo o urólogo.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Yo pienso también que un buen primer paso es despojarse de los tabúes sobre la salud pélvica pues claro está que repercute en la salud sexual. “Todavía se evita hablar del tema de los orgasmos luego de la menopausia”, opina Castellanos. “Pero ambos, las mujeres y los hombres se merecen obtener mejor información sobre como mantener una actividad sexual saludable toda la vida”.

Y la conversación sin tabúes sobre el suelo pélvico es una buena forma de comenzar. Al fin y al cabo, todos tenemos uno suelo pélvico y no hay nada de qué avergonzarse.

Así que ¡a cuidarse!

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto de IvanJekic via istockphoto.com