¿Cuál es el problema con el pollo?

Se acerca el verano y con él y sus agradables temperaturas se multiplican los pasadías en el parque, el campo y la playa. Los planificamos en familia, llevamos los trajes de baño y las mantas para picnic, el protector solar y contra insectos. Y llevamos el almuerzo: pollo, hamburguesas, hot dogs, ensaladas y postre. Con todo esto ¿cómo podemos asegurarnos de no estar llevando también con nosotros un potencial brote de salmonela?raw-chicken-indiana-pubmedia

Fotos: 8 salsas para pollo —ricas y fáciles

Hace unos días llegó a llamar mi atención un nuevo documental investigativo producido por PBS titulado en inglés The Trouble with Chicken (en inglés). Al ver este interesante reportaje, verdaderamente me alarmé ante el desarrollo que ha tenido la salmonela en los últimos años en Estados Unidos y la gran incidencia que tiene ésta y otras bacterias sobre la población en general. No es raro escuchar sobre un nuevo brote de salmonela cada cierto tiempo, pero muchas veces no le prestamos tanta atención. Hasta que nos toca de cerca.

El pollo y la producción de sus productos en EE.UU. ha resultado ser un agente importante en la proliferación de cepas mortales de esta bacteria, como la llamada salmonela heildelberg y se me hace un problema del que todos tenemos que estar al tanto.

Suscríbete a nuestro boletín

Según los expertos, la salmonela es la bacteria que causa más infecciones de origen alimentario hoy en día y es también la que causa más muertes por ingesta de alimentos contaminados. Según datos del Centro para el Control de Enfermedades, (CDC por sus siglas en inglés), más de 1 millón de personas (en inglés) se contagian cada año en EE.UU., algunas sin llegar a reconocerlo, otras viéndose obligadas a pasarse unos días terribles en un hospital. Lo más preocupante es que las nuevas cepas virales están resultando ser mucho más resistentes a tratamientos de antibióticos que hace un par de décadas. En otras palabras, las salmonelas de hoy soy más poderosas que nunca.

Cuando estamos frente a una persona con el sistema inmunológico no desarrollado totalmente, como es el caso de niños, o comprometido como en el caso de muchas personas de edad avanzada, una infección por salmonela puede llegar a ser mortal. Los síntomas de una infección con salmonela (en inglés) van desde la fiebre alta que no cede con medicamentos, hasta nauseas, vómitos, fuertes calambres abdominales, dolores de cabeza, escalofríos, diarrea y sangre en la evacuación.

Si bien el reportaje concentra mucho de su esfuerzo investigativo en las faltas de sistema de inspección federal y sus estándares, que no logran identificar cabalmente los pollos como fuente de contaminación, mientras éste sistema no cambie, nos corresponde a nosotros los consumidores tomar medidas para evitar caer enfermos.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Por eso es tan esencial cuidar el manejo correcto de las carnes desde que salen de la planta procesadora. En el supermercado y hasta mientras la estamos preparando en la cocina. Para evitar la contaminación cruzada debemos estar pendientes a las superficies dentro de nuestro refrigerador, los jugos de la carne que caen en tablas de picar, cuchillos y en nuestras manos, todo lo que tocamos con las manos llenas de pollo y hasta la manilla de los grifos del fregadero. Y por supuesto, la cocción completa de la carne.

Así que ¡a cuidarse!

Abajo, un corto vídeo de estadísticas sobre la salmonela (en inglés)

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto archivo AARP.org

 

0 comments