¿Te encanta el ecoturismo? Las casas-árbol en Costa Rica pueden ser tu destino

Si alguna vez soñaste con tener una casa en un árbol, despertar con el cantar de los pájaros, bañarte en un río al final de tu jornada y vivir rodeado de la naturaleza pura, hay un lugar donde todo esto es una realidad.

Se trata de la Finca Bellavista, una comunidad sostenible de casas-árbol en la costa sur del Pacífico costarricense, que cada día gana más adeptos al ecoturismo.

La parcela de 240 hectáreas fue fundada por la pareja Erica y Matt Hogan en 2006, como una forma inicial de salvar parte de la selva tropical de Costa Rica, y que se ha transformado en una “reserva” cada vez mayor, con un grupo de estructuras “flotantes”, estilo casas-árbol, conectadas por puentes colgantes y cables (tirolinas o canopy) formando una red bien interconectada pero de una forma muy sostenible y original sin afectar el suelo virgen de la zona.

Fotos: Toma unas vacaciones sin afectar tu bolsillo

James Lozeau : Finca BellavistaLa naturaleza alrededor de la Finca-Hotel es el núcleo de la vida comunitaria de la zona. Dos ríos rodean la propiedad con aguas cristalinas y enormes cascadas que invitan a cualquiera a zambullirse, además de atractivas zonas para realizar caminatas y ni hablar de la fauna donde se puede encontrar lagartos salvajes, aves, monos, y otros.

Las propias casas-árbol son únicas e incluso tienen fontanería interior, gracias a un sistema de agua por gravedad y el uso de un manantial natural de montaña. Mientras que algunos residentes han comprado su casa-árbol, otros las alquilan a los visitantes que llegan desde distintas latitudes.

Con el pueblo más cercano a un poco más de una milla (aproximadamente 2 kilómetros) de distancia, esta comunidad única es una apuesta a la sobrevivencia sin un contacto constante con el mundo exterior, pese a que tiene casi todas las comodidades que se pudieran necesitar, como electricidad, agua caliente y una zona wifi.

“En general, la gente que vive o viene aquí quiere un estilo de vida más simple… es gente que suele ser consciente del medioambiente…”, dice el fundador Matt Hogan en el sitio web de su parcela.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

finca-bellavista14La Finca Bellavista tiene varias iniciativas, que incluyen un Programa de Voluntariado, que se inició para satisfacer la demanda de personas de todo el mundo que querían vivir y trabajar dentro de ese “pueblo-selva” de Costa Rica. Esto permitió el rápido crecimiento de la comunidad y el mayor ofrecimiento de servicios.

También hay una casa de retiro para los caballos de tala abusados y abandonados en el área metropolitana que rodea la Finca Bellavista. Con el patrocinio de algunas empresas y la donación de suplementos dell Fondo Equitación Pura Vida, se iniciaron tratamientos para recuperar a los animales y brindarles una vida más natural en su nuevo hogar.

Las tarifas de hospedaje van de $100 a $250 en cabañas que albergan de dos a ocho personas. Los precios son por noche, en habitaciones doble, con un mínimo de 2 noches para poder reservar. Hay descuentos especiales por alquileres semanales y mensuales.

Ya sabes que puedes hacer realidad tu sueño de tener una casa en un árbol… Como dicen los ticos: ¡‘Pura Vida’!

Fotos y Video: Finca Bellavista

 

También te puede interesar:

 

0 comments