A comer saludable, sin pecar, en Acción de Gracias

Whole Homemade Thanksgiving Turkey with All the Sides

Bueno, podemos decir que llegó el otoño, la época cuando comenzamos a disfrutar de las actividades familiares que pueden representar bombas calóricas. Como sabemos, a finales de noviembre se celebra Acción de Gracias y como decimos los latinos se bota la casa por la ventana con la preparación de postres, panecillos, arroces, cacerolas, todas muy deliciosas pero también muy calóricas.

Fotos: ¿No te gusta el pavo? 7 formas de preparar el cerdo

No hay necesidad de pasar hambre o torturarse. Todo irá bien si haces las selecciones más sabias. También edúcate sobre los platos más saludables y bajos en calorías para Navidad. De esta forma en enero no te lamentarás al pesarte.  Existen maneras de evitar que la ropa nos quede más apretada luego de “dar gracias”. Es importante que leas y te orientes sobre cuáles son las selecciones más sabias en términos de dieta y valor nutricional.

Usualmente, para comprar el pavo visitamos el supermercado semanas antes de la fecha. Es importante que selecciones un ave orgánica si es posible. Lee bien las etiquetas y opta por el pavo que tenga un bajo contenido de sodio. Al prepararlo no le inyectes aceite ni mantequilla. Cocina el pavo en caldos bajos en grasa y sal con vegetales aromáticos como la cebolla, la zanahoria, el apio y hierbas como el romero y la salvia.

Suscríbete a nuestro boletín.

Cuando vayas a comer el  pavo, opta por una porción de carne blanca. El portal Eating Well advierte que si seleccionas la carne blanca puedes ahorrarte 50 calorias y 4 gramos de grasa. Si tienes de frente una cacerola de batata con azúcar, mantequilla y canela, busca en la mesa la cacerola de habichuelas tiernas, que aun cuando esté preparada con sopa de setas y cebolla, resultará menos calórica. Un dato a tener en cuenta es que los expertos advierten que aunque calórica la cacerola de batata es alta en betacaroteno, un valioso antioxidante.

Para aderezar el pavo, ¿qué selecionas?  Sirve sobre el pavo un poco de gravy. Evita la salsa de arándanos o cranberry sauce, por su alto contenido de azúcar.

La Mayo Clinic advierte que si no seleccionas bien lo que te sirves en tu plato de Acción de Gracias, el mismo puede alcanzar hasta las 4,000 calorías de una sentada, cuando esa cantidad sobrepasa el total diario que debemos ingerir.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Las papas y las batatas las puedes cocinar con la cáscara para no eliminar su contenido alto en fibra y potasio. Cuando de relleno se trata si lo elaboras con una base de pan, opta por pan integral, en lugar de pan blanco.

Controla las porciones

Expertos en nutrición recomiendan que en Acción de Gracias te sirvas ½ taza de batata o papas majadas, ½ de relleno, 3 onzas de pavo y ¼ taza de gravy. Si no necesitas gravy, mejor. Evita los postres o compártelos con alguien.

¡Buen provecho!

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto de bhofack2 vía IStock.

 

 

 

0 comments