El huevo, nutrición y peligros

 

Raw egg in half-shell on top of whole eggsEl huevo es un alimento básico en la cocina latina debido a su valor nutricional, su costo y la versatilidad que ofrece al prepararlo. Un huevo mediano aporta alrededor de 6g de proteínas, estos repartidos entre la yema y la clara. Además, contiene todas las vitaminas: A, E, D y K en la yema, las vitaminas B1, B2, B6, B12 y el ácido fólico en la clara. ¿Te comes un huevo diariamente? Pues debes saber  que, de ser así, estás añadiendo a tu dieta una cantidad considerable de zinc, selenio, hierro y calcio; minerales indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

Fotos: Cómo lograr una buena nutrición

Sin embargo,  como todo alimento hay que consumirlo con precaución y sobre todo siguiendo unos pasos básicos para su manejo, cocción y almacenamiento. No puedes olvidar que los huevos podrían ser portadores de la salmonela así que en esta época del año, que tan presente están en nuestras celebraciones, la Administración de Alimentos y Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) nos recuerda unos consejos simples para evitar intoxicaciones alimentarias. Recuérdalos, pero sobre todo ponlos en práctica:

Limpia

  • Usa jabón y agua caliente para lavarte las manos y lavar los utensilios, platos y superficies de contacto con los alimentos (incluyendo las tablas de cortar y las encimeras) inmediatamente después de estar en contacto con huevos crudos y alimentos que los contengan.
  • Desecha los huevos rajados o sucios.

 

Separa

  • Nunca permitas que los huevos crudos entren en contacto con comida que se consumirá cruda (ni con utensilios que podrían contaminar otros alimentos).

 

Cocina

  • Cocina los huevos totalmente, hasta que tanto la clara como la yema estén firmes. Las claras y yemas de huevo cocinadas levemente han causado infecciones por salmonela.
  • Los guisos y otros platillos que llevan huevo deben cocinarse a 160° F. Usa un termómetro para asegurarte.
  • Come los huevos inmediatamente después de cocinarlos. No mantengas los huevos tibios o a temperatura ambiente (entre 40ºF y 140ºF) durante más de 2 horas.
  • En el caso de las recetas que requieren huevos crudos o ligeramente cocinados (como el aderezo para ensalada César y el helado hecho en casa), considera la posibilidad de usar huevos en su cáscara pasteurizados o productos de huevo pasteurizados.

 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Refrigera

  • Compre huevos únicamente si están dentro de un refrigerador en la tienda o se venden en un contenedor refrigerado. Mantener los huevos correctamente refrigerados evita que cualquier bacteria de Salmonella presente dentro o sobre ellos se multiplique o crezca (la cantidad y tamaño de la bacteria incrementa la probabilidad de causar una enfermedad).
  • En casa, mantén los huevos refrigerados a 40ºF o menos hasta que los necesite. Para mayor seguridad, use un termómetro de refrigerador.
  • Refrigera inmediatamente los huevos que no va a consumir y las sobras de comidas que contengan huevo.
  • Si desea llevar huevos duros o cocidos al colegio o el trabajo, guárdelos con un paquete de gel refrigerante o un cartón de jugo congelado.

 

Cuando comas fuera de casa

  • Evita los platillos elaborados en restaurantes que lleven huevo no pasteurizado, huevo crudo o huevo ligeramente cocinado.
  • Cuando te encuentres en un restaurante, antes de pedir algo que podría contener huevo crudo o ligeramente cocinado (como una salsa holandesa o un aderezo para una ensalada César) pregunta si usan huevos pasteurizados.

 

Foto de ValentynVolkov vía iStock.

También te puede interesar:

 

 

0 comments