6 claves para entender el proceso del juicio político contra Dilma Rousseff

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, fue suspendida de su cargo el jueves y será sometida a un juicio político por el Senado. Mientras tanto, el hasta ahora vicepresidente del país, Michel Temer, asumió como presidente interino y estará en el poder por hasta 180 días.

Fotos: Los países más felices de América Latina

De acuerdo con la Constitución de Brasil, Dilma Rousseff continúa ostentado el cargo de presidenta suspendida, hasta que haya una sentencia en su contra, pero no está destituida del cargo. Sin embargo, cualquier decisión o actuación propia de la presidencia será responsabilidad temporal del presidente interno Temer, entre ellas la designación de un nuevo gabinete, como de hecho lo hizo.

Pero, ¿qué significa exactamente la aprobación del juicio de desafuero a la presidenta de Brasil? ¿de qué acusan a la mandataria? ¿Qué sigue después, cuál es su futuro político de este país latinoamericano? ¿Qué sigue tras la suspensión? Estas son algunas claves para entender el proceso.

¿Qué significa el juicio de desafuero?

El juicio político se logró luego de 20 horas continuas de discusión y votación en el Senado. Fue aprobado con el voto favorable de 55 senadores contra 22 que rechazaron un informe de una comisión del Senado que encontró méritos para juzgar a la primera presidenta de Brasil, quien fue notificada a través de una comunicación firmada por el presidente del Senado de la separación de su cargo y que quedará “suspendida de las funciones de Presidente de la República hasta la conclusión del juicio en el Senado o hasta que finalice el plazo de 180 días”.

Dilma Rousseff

Dilma Rousseff

¿De qué la acusan?

Acusan a Dilma Rousseff de crímenes de responsabilidad, al violar normas fiscales y permitir el maquillaje del déficit presupuestal de la nación durante 2014, último año de su primer período presidencial. Es decir, según la denuncia que sustenta el juicio político en su contra, el gobierno aparentó que la salud fiscal del país estaba bien, cuando en realidad empleó fondos de bancos públicos para cubrir gastos de programas gubernamentales. Rousseff niega la acusación y afirma que hay un “golpe de Estado” en su contra.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Qué derechos mantiene?

Dilma Rousseff debe abandonar el Palacio de Planalto, sede del despacho presidencial, y podrá seguir viviendo en el Palacio de la Alvorada, residencia de los presidentes de Brasil hasta el final del juicio. Igualmente la presidenta suspendida, título con el cual ahora debe designarse, mantendrá su sueldo, parte del personal de seguridad y la posibilidad de utilizar aviones militares para sus desplazamientos cuando lo amerite.

¿Qué pasa en la instrucción?

Durante la instrucción del juicio, Dilma Rousseff tiene derecho a comparecer como investigada, pero también tiene derecho a permanecer en silencio o a no declarar. El encargado de defender a Dilma Rousseff será el fiscal general José Eduardo Cardozo, que pertenece al mismo Partido de los Trabajadores de Rousseff. Cuando finalice la instrucción, la defensa y la acusación tienen 15 días para presentar las alegaciones finales.

¿Qué sigue luego?

El Senado deberá decidir en máximo 180 días su futuro. De no hacerlo, la Constitución prevé que Rousseff regrese a sus funciones mientras espera la sentencia. El presidente del Tribunal Supremo comandará la votación que exige dos tercios de los votos de la Cámara Alta, es decir el voto favorable de 54 de los 81 senadores para condenarla. Si la encuentran culpable dejará definitivamente de ser presidenta sin haber llegado a la mitad de su segundo período presidencial y Temer completará el mandato hasta finales de 2018. Además de la destitución, la Constitución prevé una inhabilitación para cargos políticos por 8 años.

Ahorra en tus compras con los descuentos de AARP

¿Qué ocurre si no logra los votos?

En ese caso, Dilma Roussef sería absuelta y volvería automáticamente a sus funciones hasta terminar su mandato y entregaría la banda presidencial en el traspaso oficial el 1 de enero de 2019 a quien resulte favorecido en las elecciones en octubre de 2018.

También te puede interesar:

 

Foto: andykatz/istockphoto

 

0 comments