Raviolis de res y espinacas hechos en casa

raviolis

Los raviolis son unas suaves almohadillas hechas de pasta con rellenos variados que van desde carnes y vegetales hasta quesos. Se creen que son oriundos de China, otros dicen que son naturales de Italia, pero ambas son especulaciones que no han podido ser comprobadas.

Esta receta de raviolis la aprendí de un amigo italiano y es muy fácil de hacer, muy sabrosa y con ingredientes fáciles de conseguir.

Fotos: 10 tipos de pastas y cómo cocinarlas

Rinde 4 porciones (de 8 a 10 raviolis por persona)

Ingredientes

 

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 2 o 3 huevos
  • 1/2 libra de carne molida de res
  • 10 onzas de espinacas
  • 1 cucharada de ajo molido
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 1/2 taza de leche evaporada
  • 1/3 de taza de queso parmesano
  • Sal y pimienta al gusto

 

A jugar: No te pierdas la nueva página de juegos de AARP ¡Diviértete ya!

 

ravioliPreparación

 

  1. En un sartén a fuego mediano sazona la carne con media cucharada de ajo, la sal y la pimienta. Con un tenedor separa bien la carne y continúa cocinándola.
  2. En otro sartén, también a fuego mediano, derrite la mantequilla y añade la espinaca. Sazónala con el resto del ajo, sal y pimienta. Cocínala tapada por unos minutos hasta que la espinaca esté cocida y se torne de un verde brillante. Retírala del fuego y mézclala con la carne. Deja enfriar a temperatura ambiente. Si la mezcla está muy húmeda añádele un poco de harina para secarla y colócala a un lado.
  3. Para preparar la masa mezcla los ingredientes a  mano. Utiliza una taza de harina por cada huevo (estas medidas son aproximadas por las variaciones en los tamaños de los huevos y en la humedad). La idea es crear una la masa de consistencia elástica, pero no húmeda. Después de mezclar la harina y los huevos pon la masa a reposar dentro de una bolsa plástica o (plastic wrap) por 10 o 20 minutos hasta que esté suave.
  4. Para trabajar con la masa, primero que todo, hay que espolvorear la mesa de trabajo con harina para evitar que se pegue. Trabaja solo con la cantidad de masa que se te haga cómodo manejar. Necesitas aplanarla con el rodillo lo más fina que puedas. Al estirarla crea una masa alargada de aproximadamente seis pulgadas de ancho. Agarrando con la yema de los dedos, la parte más estrecha, estira hacia los lados para ensanchar la masa hasta que quede lo más fina posible.
  5. Con la mesa espolvoreada, colocas la mitad de la masa estirada y sobre ella ve añadiendo el relleno en forma de bolitas de aproximadamente una pulgada de diámetro y vas dejando aproximadamente una pulgada y media entre una y otra,  hasta cubrir toda la masa. Luego las cubres con la otra mitad de la masa y presionas entremedio del relleno para que las tapas se adhieran bien una con la otra. Con una toalla de cocina doblada a la mitad golpeas la masa para que libere todo el aire que quedó atrapado. Con un cortador de masa divide en forma de cuadrado los raviolis y elimina los excesos en las orillas.
  6. En una cacerola hierve agua, añade los raviolis uno a uno y mueve para que no se peguen; estarán listos en unos minutos.
  7. Para preparar la salsa Alfredo, en un sartén derrite mantequilla, añade los raviolis y una taza de leche evaporada. Al hervir añade un tercio de taza de queso parmesano, lo mezclas bien y sirves.
  8. Acompáñalo con pan con ajo. Es un plato para sorprender, verás que lo vas a disfrutar hasta el último bocado. ¡Bon appétit!

 

Foto: Daniel Nieves

También te puede interesar:

 

0 comments