No más estados de negación con la diabetes

Dice el refrán que no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír. Yo digo que es hora de acabar con eso, al menos cuando de salud se trata. Llevo varios días pensando seriamente en las complicaciones de la diabetes, —en este caso, a veces fatales— que nosotros mismos nos creamos como pacientes, cuando asumimos un estado de negación o desdén de nuestras condiciones de salud. El otro día mi esposo …