La diabetes acecha a las mujeres latinas… ¿Por qué?

¿Quién no tiene un familiar, un amigo o un compañero de trabajo diabético? Tengo una compañera de trabajo, que además conozco hace muchí­simos años, que me explicaba hace unos dí­as -en nuestro ‘coffee break’- como desde muy jovencita está acostumbrada a endulzar su café con azúcar de dieta, mientras yo me quejaba de que no habí­a azúcar negra. Claro su mamá fue diagnosticada con diabetes siendo muy joven y toda la familia se acostumbró al azúcar de sobrecitos azules, rosados …