Jubilación: ‘tiene que ver con la honestidad, el sentido de justicia, la dignidad’

En inglés | Gracias a la voluntad de millones de personas que trabajan arduamente, nuestra economía ha avanzado mucho desde la crisis financiera que ocurrió hace siete años. Nuestros negocios han creado más de 12.8 millones de nuevos empleos durante 64 meses consecutivos, la tendencia más prolongada que se ha registrado. Nuestra tasa de graduación de la escuela secundaria ha llegado a un nivel sin precedentes. Hoy más que nunca se gradúa de la universidad una cantidad mayor de personas en Estados Unidos. Y más de 16 millones extra de personas tienen seguro médico, además de que la tasa de personas sin seguro es la más baja de la que se tiene constancia.

740-aarp-president-obama-interview

Presidente Obama en Chicago, 19 de febrero, 2015

Fotos: Para jubilarte tranquilo, ahorra todo lo que puedas.

Esto es verdadero progreso. Sin embargo, tenemos que hacer más para asegurarnos de que todos aprovechen nuestra recuperación. Y eso quiere decir poner la jubilación al alcance de más personas.

Una jubilación asegurada es un componente clave de lo que llamo la “economía de la clase media”, la idea de que nos va mejor cuando todos tenemos oportunidades justas y cada uno de nosotros sigue las mismas reglas del juego. Se encuentra en el centro de la decisión que enfrentamos ahora: ¿aceptaremos una economía en la cual solamente a algunos de nosotros nos va sumamente bien? ¿O nos esforzaremos por un Estados Unidos que dice que todos estamos juntos en esta labor, y que el trabajo arduo debería recompensarse?

Suscríbete a nuestro boletín.

Para mí, la respuesta es inequívoca. Necesitamos respaldar el principio básico que dice que en Estados Unidos, una vida de arduo trabajo se debe recompensar con una jubilación que sea segura y digna.

A principios de este año, visité la sede de AARP en Washington para anunciar una nueva propuesta que ayudará a proteger los ahorros de jubilación: tomar medidas contra los conflictos de intereses en el asesoramiento para la jubilación. Este es un problema serio. El mal asesoramiento financiero que resulta de conflictos de intereses les cuesta a las familias del país cerca de $17,000 millones ($17 billion) cada año.

Si hacen lo correcto y ahorran dinero para la jubilación, deberían recibir recompensas en vez de que se aprovechen de ustedes. Por eso estamos implementando reglas para los asesores financieros, guiadas por un principio sencillo y sensato: ellos tienen que tomar en cuenta lo que a ustedes más les convenga por encima de sus propias ganancias.

Descuentos en compras, entretenimiento, salud y mucho más. ¡Únete!

Proteger los ahorros para la jubilación es decisivo. Sin embargo, en un momento en el que la tercera parte de la fuerza laboral no tiene acceso a un plan de jubilación en el trabajo, no es suficiente. Tenemos que hacer más para darles autonomía a las personas muy trabajadoras a fin de que puedan ahorrar para el futuro de sus familias.

Esto es lo que haremos hoy en la Conferencia de la Casa Blanca sobre el Envejecimiento. Además de otros pasos concretos para ayudar a las personas que trabajan arduamente, anunciaré que el Departamento de Trabajo propondrá reglas este año para aclarar el camino a seguir de las iniciativas estatales de ahorro que han sido aprobadas por algunos estados y se estudian en muchos otros. Algunos estados proponen una idea parecida a lo que sugerí en mi presupuesto: que a cada empleador con más de cierto número de empleados se le exija que inscriba automáticamente a los trabajadores en una cuenta personal de jubilación (IRA) si todavía no ofrece un plan de jubilación. Esta regla ayudaría con estas iniciativas.

Estamos atacando este problema desde dos ángulos: dándoles autonomía a más personas para que ahorren y protegiendo a quienes ya lo hacen. Es importante que acertemos, ya que una jubilación segura es un componente crítico de lo que significa ser de clase media en nuestro país.

Esto va más allá de las cuentas bancarias o las ganancias. Está relacionado con los valores que hacen de Estados Unidos un gran país —la honestidad, el sentido de la justicia, la dignidad—. Y tiene que ver con nuestro compromiso mutuo y con respetar el valor de todos, sin importar cuán jóvenes o viejos sean. Así es como construiremos un mejor futuro para nuestros padres, nuestras familias, nosotros mismos —y nuestro país—.

Barack Obama, 44.º presidente de Estados Unidos.

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto: Scott Olson/Getty Images