La abuela Rosa, el béisbol cubano y Toni “Abramovich” Castro

Rosa, la abuela del pelotero cubano Brayan Peña, es la mujer humilde que cuando su nieto tenía solo 10 años le aseguró que él iba a ser un gran jugador e iba a triunfaCubar en las Grandes Ligas. En aquel momento esa afirmación tenía más de utopía que de realidad, porque el béisbol de las Mayores era casi una mala palabra en Cuba. Los que se iban a jugar a Estados Unidos no eran alabados como en otros países de la región, sino que los llamaban traidores, vendepatrias, mercenarios.

El hoy día receptor de los Cardenales de San Luis tenía 16 años en 1999, cuando en un viaje de la selección nacional cubana a Venezuela decidió fugarse por la ventana de un baño, pese a la férrea vigilancia de los miembros de la Seguridad del Estado cubana que acompañaban al equipo, y escapar hacia lo desconocido, dejar atrás a su familia, a su abuela Rosa, a sus amigos, todo para cumplir su sueño de ser un pelotero profesional.

Fotos: Conoce a las leyendas latinas del béisbol

Brayan quería cumplir un sueño prohibido por un gobierno que en 1961 proclamó “el triunfo de la pelota libre sobre la pelota esclava” y eliminó el profesionalismo del deporte. Cuando escapó, la fuerza mental se la dio su abuela Rosa: “Brayan, sé en mi corazón que tú vas a hacer algo especial en el béisbol. Vas a hacer que nos sintamos orgullosos”, reconoció el jugador en la publicación The Players Tribune.

El camino de Brayan a las Grandes Ligas no fue color de rosas. Estuvo un año probándose en Costa Rica ante los buscadores de talentos, hasta que fue contratado por los Bravos de Atlanta para jugar en las Ligas Menores. Necesitó cinco años más para dar el salto a las Mayores y desde entonces ha vestido los uniformes de los Bravos, Tigres de Detroit, Rojos de Cincinati y ahora el de los Cardenales de San Luis.

Desde aquel día mucho ha cambiado en su vida. Conoció a su esposa, tuvo hijos, trajo a sus padres a vivir a Estados Unidos y se convirtió en ciudadano estadounidense. Sin embargo, en estos 16 años desde que siendo casi un niño viajó en solitario a un mundo incierto, le faltaba algo. Y al fin hace unas semanas, pudo volver a La Habana como parte de una delegación de peloteros cubanos de Grandes Ligas y abrazar a su querida abuela Rosa.

Sin embargo, mientras Peña deja fluir sus nobles sentimientos y su abuela de siente feliz de haber podido abrazar de nuevo a su nieto, hay figuras oscuras que acechan desde las sombras para tratar de alcanzar los millones que significa una apertura de Cuba a las Grandes Ligas.

El gobierno cubano ya no considera traidores ni mercenarios a los jóvenes que en busca de cumplir un sueño deciden marcharse a las Grandes Ligas. En el 2015, emigraron ilegalmente más de un centenar. Ahora ve el filón de ingresar dinero en su arcas y para ello tiene a su hombre: el médico Antonio Castro, uno de los hijos de Fidel Castro, que más en papel de comisario político que de galeno desde hace tiempo viaja con las selecciones cubanas al exterior y es extraoficialmente el “Comandante en jefe” del béisbol en Cuba.

Recibe información sobre este y otros temas. Suscríbete a nuestro boletín.

Toni Castro parece haber leído la historia de Roman Abramovich, el megamillonario ruso de 49 años dueño del club de fútbol inglés Chelsea y de la empresa de inversiones Millhouse LLC. Abramovich tenía apenas 24 años cuando se extinguió la Unión Soviética y en cuestión de pocos años se convirtió en multimillonario, haciendo negocios de inversiones y recursos naturales a la sombra de importantes políticos.

Toni Castro pretende que Cuba se abra a las Grandes Ligas y las Grandes Ligas a Cuba para que se pueda contratar sin problemas a los peloteros cubanos con la cláusula de repartir el dinero de sus contratos, algo que ya ha experimentado el gobierno cubano con las Grandes Ligas de Japón y con ligas profesionales de voleibol en Italia y otros países.

Falta saber si los futuros peloteros cubanos de Grandes Ligas van a tener como agente a las autoridades cubanas o a Toni Castro para que se queden no con el 20% como los representantes de deportistas profesionales, sino con el 50%.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

En la apertura del béisbol cubano a las Grandes Ligas hay varios protagonistas. Algunos con sus buenos sentimientos y otros pensando en los dólares que le proporcionen el alargamiento de su vida de élite en la era post hermanos Castro.

¿Y tú que opinas?

También te puede interesar: