8 atracciones que no te puedes perder en la Riviera Maya

Rivera Maya, playa, mujer mayor trotando

Playa en la Riviera Maya

La Riviera Maya es uno de esos lugares que, aunque milenarios, siempre se están renovando. En su tramo de 100 millas (aproximadamente) de arena blanca y azul verdoso del Caribe, sobran cosas qué hacer. Lo ideal es comenzar en Cancún, una ciudad impresionante, llena de hoteles y servicios para el turista. Desde allí, se puede tomar un tour por algunas de estas maravillas…

Fotos: 10 hoteles para adultos en Punta Cana

1. Xcaret: Este parque ecológico es una de las principales atracciones de la Riviera Maya. Millones de turistas llegan a él cada año para recorrer su río subterráneo, admirar sus shows folklóricos o nadar con los delfines, además de disfrutar de otras 50 atracciones que tiene el famoso parque.

2. JOYÀ, el único Cirque du Soleil permanente en América Latina. La producción, que debutó en noviembre del 2014 a un costo de $20 millones, tiene números fascinantes, al estilo de Cirque du Soleil, pero con la diferencia que se puede cenar mientras se aprecia el show.

3. Observación de aves. ¿Sabías que en la Riviera Maya se puede observar la mitad de todas las especies de aves de México? (México tiene más de 1.000 y en la Riviera Maya se pueden ver unas 500 especies de aves). Sin duda un paraíso para los aficionados de esta actividad.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Cenote

Cenotes

4. Los cenotes: Se calcula que hay unos 2.000 pozos de agua o cenotes en medio de la selva, los que forman un río entre cavernas y ofrecen un chapuzón mágico. “La región de la península de Yucatán cuenta con el circuito subterráneo de agua más grande del mundo”, asegura Ximena de Córdova, directora de Relaciones Públicas de Cancún. “Esto ha formado los cenotes, la mayoría de los cuáles están a unos minutos de Cancún”, Los turistas pueden observar lo mejor de los dos mundos: las comodidades de la ciudad y la aventura en estos cenotes en donde pueden nadar, navegar o incluso hacer tours de tirolesas.

5. Holbox. Este pequeño pueblo pesquero, en donde el colorido de sus pintorescas casas contrasta con sus calles de arena, es ideal para el relajamiento completo, ya que no le llega —aún— el bullicio del tráfico automotriz. Es tan pequeño, que no se necesitan vehículos para recorrerlo. Apenas un carrito de golf sería suficiente para aquellos que no puedan caminar. Pero lo ideal es recorrerla caminando, para admirar mejor su paisaje. Y los más aventureros pueden aprovechar para nadar con los tiburones ballena.

Chikle Prehispanic Cooking Classes, chef Mónica Lazcano y Estuardo Juärez

Clases de cocina de Chikle Prehispanic

 6. Su cocina. Más allá de los tacos, se puede degustar la cocina tradicional yucateca. Delicias como la cochinita pibil, los tamales de chocolate, el poc chuc o cerdo asado… son algunas de las exquisiteces que se degustan aquí. Pero si además de saborear quieres aprender a cocinarlos, no te pierdas el Chikle Prehispanic Food Tour, una experiencia culinaria con la chef Mónica Lazcano, quien además de explicarte las raíces de la comida maya, también te enseña a cocinarlas. Estas clases se dan en un ambiente natural, en una finca de Cancún.

7. Las ruinas mayas. No hay viaje completo a la Riviera Maya sin ver una de sus ruinas, como Chichen Itzá (la antigua capital del imperio maya) o Tulum (su famosa ciudad amurallada construida en una colina frente al mar). Desde Cancún varios operadores de turismo ofrecen tours de un día hasta ellas. Chichen Itzá queda a unas tres horas de distancia y Tulum a dos. Pero si no quieres viajar tan lejos, anímate a visitar el Museo Maya de Cancún, que alberga las piezas más emblemáticas del imperio maya.

Descuentos para Socios de AARPAhorros para la casa, tecnología, asistencia legal, celulares y más

8. La playa de Isla Mujeres. La Isla Mujeres se encuentran en la zona hotelera de Cancún, otro punto favorito de la Riviera Maya. Muchos acuden a ella simplemente para disfrutar de su playa y nadar en esas aguas, pues uno puede andar hasta por unos 100 pies con el agua hasta la cintura. Precisamente por su playa se ha convertido en un lugar turístico de rigor para los que disfrutan de los deportes acuáticos, como buceo, windsurfing y snorkeling.

Fotos: Estuardo Juárez (1 y 2)
Celeste Rodas de Juárez (3).

También te puede interesar: