Messi ante su juicio por fraude en impuestos

Web

Un balón de oro, que Leo Messi no quiere ganar.

El futbolista argentino Lionel Messi se enfrenta esta semana a un rival nuevo y difícil: el tribunal que lo juzgará por delito fiscal. Está acusado de evadir impuestos en España por 4.1 millones de euros ($4.6 millones) y la fiscalía le pide 22 meses de cárcel.

España está inmersa en estos momentos en una gran batalla contra el fraude impositivo y han aflorado sonados casos que abarcan a grandes figuras de la política, actores, empresarios, deportistas y miembros de la nobleza.

Fotos: Conoce a las estrellas de la Copa América Centenario

La Hacienda española atribuye al futbolista y a su padre un fraude correspondiente a las declaraciones de IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) de los años 2007, 2008 y 2009.

A pesar de que Messi mantuvo siempre que era ajeno a la gestión tributaria y financiera que conllevaban sus ingresos, la Abogacía del Estado sostuvo su culpabilidad, en contra de la opinión de la Fiscalía, quien pidió la exculpación del futbolista y centró la acusación en su padre.

Este martes, la primera jornada del juicio por el presunto fraude fiscal duró apenas una hora debido a la incomparecencia de los cuatro testigos que estaban citados a declarar. Uno de ellos era la madre del futbolista, Celia Cuccitini, a quien el juez exoneró de comparecer “por ser esposa y madre de los acusados”.

El juez principal, Jesús Navarro, escuchó todas las cuestiones previas del abogado de Messi, Enrique Bacigalupo, de la Fiscal, Raquel Amado, y del Abogado del Estado, en la que todas las partes expusieron sus argumentos jurídicos. El magistrado decidió la celebración final del juicio que debía continuar con las declaraciones de los testigos y peritos, pero los cuatro que estaban convocados no acudieron, uno de ellos por estar fallecido. Así que el juez decidió dar por finalizada la sesión.

La Agencia Tributaria realizó un total de 20 visitas de inspección a Messi para indagar el presunto fraude fiscal. Esas visitas sirvieron a Hacienda para conocer los detalles del contrato por el que el jugador del Barça simuló la cesión de sus derechos de imagen a una empresa de Belice.

Suscríbete al nuestro boletín informativo para que estés al tanto de los temas que te interesan

Los abogados de Messi han denunciado que Hacienda actuó de forma tramposa, porque ya en la segunda de esas visitas disponía de suficientes indicios como para denunciar el caso a la Fiscalía, algo que no hizo hasta el 2013.

Durante esos dos años de inspecciones, Messi y sus asesores aportaron datos al organismo (están obligados a ello por ley) que les acabaron incriminando. De ahí que los abogados denunciaran que se ha vulnerado el derecho fundamental “a no declarar contra sí mismos” de Leo y su padre, Jorge Horacio Messi. El presidente del tribunal desestimó la cuestión previa y afirmó que, de existir “irregularidades” en la inspección, no influirían en el proceso penal.

Este jueves continuó el juicio en la Sección Octava de la Audiencia de Barcelona y declararon Messi y su padre, Jorge, que son los acusados. Messi afirmó que él confiaba en su padre y sus abogados, que solo se dedicaba a jugar al fútbol y firmaba los contrratos sin leerlos.

Messi, que había terminado su temporada con el Barcelona hace una semana y después viajó a Argentina para incorporarse a los entrenamientos de su selección con vistas a la Copa América Centenario, debió regresar a Barcelona para declarar y desde allí viajará el fin de semana a Estados Unidos.

Descuentos en salud y bienestar: Ahorros de hasta un 30%

Ya en el deporte han ocurrido otros casos similares en que los padres han manejado las fortunas de sus hijos, han evadido impuestos e incluso dilapidado el dinero que se ganan. En la mayoría de las ocasiones han quedado enfrentados padres e hijos, como ocurrió hace dos décadas con la tenista alemana Steffi Graf, pero en esta oportunidad no ocurrirá, pues Leo Messi y su padre son muy unidos.

La prensa especializada espera que el juicio no pase de ser un susto y un trago desagradable para Messi, pero es una advertencia para todos de que, por muy famoso que seas, evadir impuestos es una bomba de tiempo que puede explotarte en la cara en cualquier momento.

¿Y tú que opinas?

También te puede interesar: