AARP lucha por el acceso a internet de alta velocidad para todos

Ron Schlagheck, ingeniero jubilado de la NASA y aficionado a la tecnología, está agradecido por tener una conexión rápida a internet en su casa rural cerca de Winchester (TN).

“Me gusta tener acceso a la información”, afirma Schlagheck, de 73 años, voluntario de AARP Tennessee, cuya carrera consistió en administrar equipos internacionales que supervisaban las reparaciones del telescopio espacial Hubble y entregaban cargamentos científicos al Skylab, misiones del trasbordador espacial y la Estación Espacial Internacional. Recientemente, ayudó a AARP a plantear ante la legislatura de Tennessee la necesidad de expandir el acceso a la banda ancha (otro nombre para internet de alta velocidad).

“Tenemos tantas comunidades rurales con acceso muy limitado a internet o sin ningún acceso”, dice.

En todo el país, el personal y los voluntarios de AARP como Schlagheck trabajan para crear conciencia del potencial para la banda ancha y están convenciendo a los legisladores para que encuentren soluciones a las brechas de cobertura de internet (lo que se llama “brecha digital”), que son frecuentes en muchos lugares, en particular en las comunidades de bajos ingresos. Los expertos afirman que estas áreas suelen ser las últimas en tener banda ancha y, a menudo, a velocidades más bajas, lo que pone a la gente de estas comunidades en una continua desventaja.

El acceso a la banda ancha asequible, confiable y realmente de alta velocidad puede aumentar la igualdad y hacer que las comunidades sean más habitables para todos. Si bien la banda ancha es un tema de creciente activismo, es ideal para AARP, indica Coralette Hannon, coordinadora del trabajo de activismo de telecomunicaciones a nivel estatal y local.

“La banda ancha en casa, ya sea por medio de dispositivos móviles o computadoras, presenta oportunidades particularmente prometedoras para los adultos mayores”, dice Hannon. “La banda ancha no solo ayuda a que las personas mantengan relaciones sociales, sino que les permite el acceso a servicios médicos, entretenimiento, educación a distancia, telemedicina y otras actividades que contribuyen a envejecer bien”.

Así es como se hace:

  • En Alabama y Texas, las oficinas de AARP trabajan con líderes comunitarios y legisladores estatales a fin de diseñar estrategias para llevar internet de alta velocidad a las comunidades rurales y agrícolas, entre otros lugares.
  • AARP Illinois desempeñó un papel clave en la elaboración y la adopción de una ley que el gobernador Bruce Rauner firmó el 13 de agosto, por la que se crea un grupo de trabajo para explorar formas de expandir el acceso a la banda ancha.
  • En Nuevo México, la gobernadora Susana Martinez firmó el año pasado dos proyectos de ley, impulsados por AARP Nuevo México, diseñados para extender el acceso a internet de alta velocidad a las áreas rurales y marginadas del estado. Y este año, Martinez firmó más leyes de acceso a internet por las que AARP Nuevo México trabajó para que se aprobaran, incluso una medida para llevar la banda ancha a las bibliotecas públicas, tribales y de las escuelas.
  • Bill Haslam, gobernador de Tennessee, firmó un proyecto de ley respaldado por AARP Tennessee en el 2017 por el que se les permite a las cooperativas de electricidad ofrecer servicios de banda ancha y video; financió este esfuerzo con $45 millones en subvenciones y créditos tributarios.
  • Este verano, AARP Indiana presentó comentarios en los que insta a los reguladores estatales a eliminar las barreras del acceso a la banda ancha, en particular la falta de acceso a internet en áreas rurales, en donde los proveedores han sido lentos en desplegar servicio asequible. En sus comentarios, AARP Indiana solicitó el uso de dineros públicos para ofrecer “servicio de banda ancha extendido”.

    Ambre Marr, directora de activismo de AARP Indiana, indica que la promoción de la banda ancha está asociada al respaldo de AARP a las comunidades habitables, apropiadas para las personas mayores y a los esfuerzos para fomentar estilos de vida saludables. “Queremos que las personas se queden en sus comunidades y tengan acceso a la atención médica”, dice. “Y por qué razón se quedarían en sus hogares y comunidades si no pueden conectarse”.

  • AARP Virginia Occidental ha trabajado por varios años en el acceso a la banda ancha y luchó este año por una ley para permitir la formación de cooperativas que ofrezcan este servicio. Angela Vance, que dirige los esfuerzos de activismo de la oficina estatal, dice que la mayor parte de Virginia Occidental tiene obstáculos para desplegar la banda ancha, incluso terrenos escarpados y áreas de bajos ingresos. “Vemos que hay una necesidad urgente”, afirma Vance. “Vemos la oportunidad para la telemedicina y todas estas tecnologías del futuro que pueden ayudar con la prestación de cuidados. Este tipo de servicios nunca vendrá si no hay internet de alta velocidad en ninguna parte del pueblo”.


Si bien AARP ha promovido muchos esfuerzos exitosos para crear conciencia y expandir el acceso a la banda ancha, el trabajo continuará para que podamos asegurarnos de que cada hogar tenga acceso a un servicio de internet realmente de alta velocidad.

¿Te gustaría ser voluntario de AARP? Visita aarp.org/getinvolved.

Para mantenerte al día con el trabajo que estamos realizando en tu estado y en todo el país, inscríbete para recibir nuestras alertas electrónicas en el boletín electrónico de AARP Advocates, sígueme en Twitter @roamthedomes o visita la página web de tu estado. 


Elaine Ryan es vicepresidenta de activismo e integración de estrategias de los estados (SASI) para AARP. Dirige un equipo legislativo exclusivo que trabaja con las oficinas estatales de AARP para promover el activismo con gobernadores y legisladores estatales, ayudando a las persones mayores de 50 años a alcanzar y conservar su salud y seguridad financiera.