La jubilación de las mujeres está en riesgo

Esta semana en FinCon18 presentamos la variedad de programas e iniciativas que tenemos para ayudar a las personas en el país a planificar —e idealmente alcanzar— una jubilación segura. Incluso la embajadora financiera de AARP, Jean Chatzky, presentó en la conferencia un poderoso mensaje sobre las finanzas personales durante la próxima década. Con eso en mente, pensé en temas importantes para las mujeres en particular.

El rol cambiante de las mujeres en Estados Unidos ha sido el centro de atención en los últimos años. Puedes darte cuenta al mirar los números históricos de mujeres postuladas para un cargo este año y el número récord de empresas cuyas propietarias son mujeres.

Pero ¿sabes qué no está cambiando? El hecho de que las mujeres son más propensas a enfrentar la pobreza que los hombres durante la jubilación, especialmente las mujeres afro-americanas y latinas.

Las mujeres enfrentan una batalla cuesta arriba cuando se trata de su seguridad financiera. En promedio, viven por más tiempo que los hombres, por lo que sus ahorros jubilatorios necesitan durar más. Además de eso, sus salarios usualmente son más bajos, por lo que se les hace más difícil ahorrar, y sus beneficios futuros del Seguro Social son menos. Más aún, muchas toman tiempo fuera del trabajo (o recurren a planes alternativos de empleo, como a tiempo parcial o por contrato) para cuidar de hijos, padres ancianos y otros seres queridos. Todos estos factores hacen que sea todavía más difícil que las mujeres hagan crecer los ahorros que necesitan para un futuro próspero y seguro.

Si bien el Seguro Social es una pieza fundamental del rompecabezas, depender solo de él no es suficiente.  Sin embargo, muchas mujeres de 65 años o más dependen del Seguro Social como la fuente casi todos de sus ingresos familiares:

  • casi de 1 de cada 4 mujeres mayores de 65;
  • casi 4 de cada 10 mujeres negras de mayor edad (una tasa que es un 45% más alta que la de las mujeres blancas); y
  • casi 1 de cada 3 mujeres latinas mayores.


Tenemos que empezar a trabajar ahora para cambiar esta tendencia. Podemos comenzar por deshacernos de uno de los obstáculos principales que evitan que las mujeres de todas las edades ahorren lo suficiente para tomar el control de su futuro financiero: la falta de acceso a planes de ahorros jubilatorios. Millones de mujeres trabajan durante toda la vida con pocas o ningunas oportunidades de participar en planes de ahorros jubilatorios en el lugar de trabajo. De hecho, casi la mitad de todas las trabajadoras carecen de acceso a un plan en su empleo. Peor aún, más de dos tercios de las mujeres negras y casi tres cuartos de las latinas no participan en planes de ahorros.

Los programas de Trabajo y ahorro aprobados por 10 estados —y propuestos por dos docenas más— pueden ayudar a estas mujeres a tomar el control de su futuro al permitirles aumentar los ahorros adicionales que necesitarán para lidiar con los crecientes costos de las necesidades básicas y el cuidado de salud. Estos programas les brindan a las mujeres una manera fácil de ahorrar para la jubilación por medio de su sueldo y de tener el control de sus propias cuentas. Los empleados deciden si desean participar y cuánto aportar automáticamente de su sueldo. Algo importante para las mujeres es que los ahorros son su propio dinero, pueden trasladarlo cuando cambian de empleo y pueden depender de esos ahorros en el futuro.

Esta manera progresista de pensar es justo lo que necesitamos para ayudar a las mujeres a establecer un futuro más seguro para ellas mismas y sus familias. Y es una razón adicional por la que aquí en AARP continuaremos luchando por programas de Trabajo y ahorro alrededor del país.

Para conocer más sobre los programas de Trabajo y ahorro, visita aarp.org/myfuture.

¿Te gustaría ser voluntario de AARP? Visita aarp.org/getinvolved.

Para mantenerte al día con el trabajo que estamos realizando en tu estado y en todo el país, inscríbete para recibir nuestras alertas electrónicas en el boletín electrónico de AARP Advocates, sígueme en Twitter @roamthedomes o visita la página web de tu estado. 


Elaine Ryan es vicepresidenta de activismo e integración de estrategias de los estados (SASI) para AARP. Dirige un equipo legislativo exclusivo que trabaja con las oficinas estatales de AARP para promover el activismo con gobernadores y legisladores estatales, ayudando a las persones mayores de 50 años a alcanzar y conservar su salud y seguridad financiera.