Con pies de barro no se debe jugar al fútbol

Slide1

La Copa América Chile 2015 nos ha dejado dos incidentes lamentables, que han hecho reflexionar a muchos sobre la sanción que deben sufrir quienes piensan que su talento está por encima de todo y de todos. Uno fue el caso del brasileño Neymar, sancionado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), y el otro el del chileno Arturo Vidal, en el cual la Asociación Nacional de Fútbol de ese país prefirió hacer la vista gorda.

Fotos: Conoce a las leyendas del fútbol mundial

Neymar llegó al partido de su país ante Colombia pensando más en el rodillazo que le pegó Juan Camilo Zuñiga durante el Mundial de Brasil 2014, que en tratar de anotar goles para vencer al equipo cafetero. Tanto fue así que ante la marca ajustada del colombiano, en un momento del encuentro Neymar le dijo: "Hijo de p... después me llamas para pedir perdón".

Y al final, cuando Brasil cayó derrotado, Neymar le pegó un balonazo en el estómago al colombiano Pablo Armero. Cuando el también colombiano Jeison Murillo le puso el brazo en el hombro para tranquilizarlo, Neymar le pegó un cabezazo y fue expulsado. Todo esto lo captaron las cámaras, pero pasó más en el túnel de vestuarios, cuando Neymar se fue a esperar al árbitro chileno Enrique Osses, a quien agarró del brazo y le dijo: " te quieres hacer famoso a costa mía".

La Conmebol sancionó a Neymar con cuatro partidos por lo cual debió abandonar la concentración de su selección. Ya en el Mundial del pasado año, la lesión que sufrió Neymar tras el rodillazo del colombiano Zuñiga lo dejó fuera por el resto del torneo. Ahora se queda apartado por un castigo.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe más información directo a tu email.

Neymar es joven y tendrá que aprender, pero a sus 22 años, el argentino Lionel Messi, su compañero en el Barcelona, no hacía nada parecido ni lo hace ahora. A veces esas actitudes revanchistas y violentas no son solo un problema de la edad, sino de la actitud ante la vida.

El caso del chileno Arturo Vidal

Más complicado parece el caso de Arturo Vidal, quien en estado de ebriedad chocó su Ferrari y puso en riesgo su vida, la de su esposa y la del conductor del vehículo que impactó. Se supone que un deportista que está participando en una competencia importante esté concentrado, entrenando, descansando y analizando el próximo partido. Es decir, no jugando en un casino ni ingiriendo bebidas alcohólicas.

Empero, en el caso de Vidal no solo hay un incumplimiento de la disciplina deportiva, sino una violación de la ley.

La llamada Ley de Tolerancia Cero rige en Chile desde el 15 de marzo del 2012 . La intención de la norma fue reducir los accidentes a través del aumento de las penas y de la reducción del dosaje de alcohol permitido para conducir , que en el caso de esta norma se divide en tres niveles. Entre 0 y 0,3 gramos por mil de alcohol en sangre, está permitido manejar. Pero entre 0,3 y 0,8 se considera que el conductor está "bajo la influencia del alcohol". Antes de la sanción de esta ley, esta escala era entre 0,5 y 1,0.

En el caso de Vidal , quien colisionó con su Ferrari 458 cuando circulaba por la ruta 5, al sur de Santiago de Chile, las pruebas de alcohol dieron como resultado 1,2, según reflejaron medios locales. Incluso, el jugador mintió cuando le dijo a la policía que no era el que conducía y después sacó agallas para decir que si le hacían algo iban a perjudicar a Chile. Sin embargo, el futbolista regresó al seno del equipo y volvió a jugar en medio de aplausos.

Descuentos en salud y bienestar: Ahorros de hasta un 30%

En este caso, Vidal se burló de las autoridades chilenas, de sus compañeros, su entrenador, su federación y su público, aunque algunos le aplaudan. Ningún título ni ningún talento justifican el actuar incorrectamente. ¿Cómo podemos educar e inculcarles valores a nuestros hijos y nietos, sea en Chile, en Estados Unidos o en China, cuando los deportistas a los que admiran y que deben ser ejemplo, actúan de mala forma y después no les pasa nada?

Para ser el mejor el mejor futbolista del mundo no basta con el talento, hay que también ser un ejemplo de buena conducta y de respeto a la sociedad.

[polldaddy poll=8944222]


 

 

 

Search AARP Blogs