Nació una estrella latina en el tenis mundial

garbine
Garbiñe Muguruza es la nueva estrella del tenis mundial. Foto: Istock

Garbiñe Muguruza, una chica nacida hace 21 años en la localidad venezolana de Guatire, hija de un padre español y una madre venezolana, se ha convertido en la nueva revelación latina del tenis mundial tras disputar el fin de semana la final del torneo de Wimbledon. Hacía dos décadas que los hispanos no contaban con una estrella de la talla de esta joven de más de seis pies de estatura y que tiene figura de modelo. Ella se inició en el deporte en su país natal, pero se desarrolló en Barcelona y decidió representrar a España.

Fotos: Todo el deporte en AARP

En un siglo de historia, solo las españolas Arantxa Sánchez Vicario, Conchita Martínez y Lili Alvarez y la argentina Gabriela Sabatini han llegado tan lejos en las canchas de hierba del All England Tennis Club de Londres. Sabatini en 1991 y Alvarez en 1926 disputaron la final de Wimbledon también a los 21 años, mientras que Arantxa llegó a discutir ese título a los 24 y Conchita a los 22 y esta última fue la única de todas que lo ganó, en 1994.

Para que se tenga una idea de lo difícil que es para una tenista hispana ganar en los terrenos londinenses de césped, basta con mirar que Lili Alvarez en el mejor momento de su carrera en 1926, 1927 y 1928 llegó a la final pero nunca pudo conquistar el trofeo de Wimbledon. Por su parte, Arantxa llegó a la final dos veces en 1995 y 1996 y tampoco pudo imponerse y eso que era una jugadora que logró ganar tres veces el Roland Garros en París (1989,1994 y 1998) y en una ocasión el Abierto de Estados Unidos (1994).

Y desde Arantxa en 1996, no surgió una tenista que hablara español como idioma materno que fuera capaz de llegar tan lejos en esa competencia de Grand Slam.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe más información directo a tu email.

Muguruza perdió luchando por 6-4 y 6-4 nada menos que ante la estadounidense Serena Williams, número uno del mundo, quien aparte de haber ganado seis títulos de Wimbledon entre 2002 y 2015, tiene también en su haber seis trofeos del Abierto de Australia y seis del Abierto de Estados Unidos y tres del Roland Garros.

Los 15.000 aficionados presentes en la final de Wimbledon le dieron una cerrada ovación a Muguruza, conocedores que pese a que fue la perdedora estaban ante una tenista que promete ganar muchos trofeos en los próximos años. Su rival Serena Williams también le dedicó una cerrada ovación y le dio un abrazo, reconociendo la calidad de su oponente, mientras le decía: "Tranquila, que pronto recibirás este trofeo".

Garbiñe es una jugadora proyectada a largo plazo, que ha sabido ganarse un espacio entre las más fuertes. El tenis respeta los tiempos, pero ya la colocó en la élite con este salto que añoran todos los tenistas. Tras la final de Wimbledon subió del lugar 20 al 9 en el ránking mundial de la WTA.

Descuentos en salud y bienestar: Ahorros de hasta un 30%

“Cuando era pequeña, yo quería ser como las de la tele, ahora me voy a ir de aquí más motivada que nunca. Todo esto me ha demostrado que valgo para esto”, afirmó Garbiñe, quien a pesar de que afirma no ser superticiosa siempre lleva una pulsera con su nombre en su muñeca izquierda.

¿Y tú que opinas?

Search AARP Blogs