Mayweather dispuesto a una revancha con Pacquiao

Pacquiao
Mayweather supo neutralizar a Pacquiao. Foto: Cortesía de MGM Las Vegas.

El estadounidense Floyd Mayweather Jr. venció por decisión al filipino Manny Pacquiao sobre el cuadrilátero, pero su triunfo dejó sabor a una farsa mediática en la cual más que su victoria boxística parece que importaban las millonarias sumas de dinero que había en juego. Millones de amantes del pugilismo en todo el mundo se sintieron defraudados porque la llamada " Pelea del Siglo" estuvo distante de ese honor.

No obstante, esto no es el final. Mayweather declaró a ESPN que estaría dispuesto a dar la revancha a Pacquiao, quien se ausentará un año de los cuadriláteros para someterse a una operación en un hombro.

"Pelearé con él en un año, después de su cirugía," dijo Mayweather en un mensaje a Stephen A. Smith, de ESPN.

Con este éxito, Mayweather llegó a sus 38 años a 48 victorias sin derrota, a sólo una de igualar el récord de 49-0 de la leyenda Rocky Marciano, aunque no llegará a tener la trascendencia del pegador de Massachusets, quien anestesió a 43 de sus 49 rivales. Ahora Mayweather buscará un oponente para despedirse del deporte en septiembre. Así, pondrá fin a una brillante carrera que en los últimos años lo ha convertido en un Rey Midas que encabeza las listas mundiales de los deportistas con más ingresos.

Mira en fotos a las grandes leyendas del boxeo mundial

Mayweather se llevó una bolsa de 180 millones de dólares, mientras que Pacquiao cargó con 120 millones, en tanto las televisoras y los organizadores sacaron también una buena tajada, aunque al final sus ganancias fueron un pelín menos de lo esperado, pues el precio de las entradas cayó drásticamente en las últimas horas antes del combate. El total de ingresos generados por la pelea fue de 400 millones de dólares, algo que parece un sueño.

Millones de aficionados que quisieron ver la pelea pagaron 100 dólares en Estados Unidos y poco menos de la mitad de esa suma en el resto del mundo, aunque los compatriotas de Pacquiao lo vieron gratis, pues el gobierno de ese país decidió habilitar gimnasios y plazas públicas para que los filipinos apoyaran a su ídolo.

Dos semanas después, aficionados al boxeo de todo Estados Unidos y sus abogados calificaron la publicitada pelea entre Pacquiao y Mayweather Jr. como un fraude y quieren que se le devuelva el dinero, y un poco más.

Al menos 32 demandas colectivas en el país sostienen que Pacquiao debería haber revelado que tenía una lesión en el hombro a los seguidores antes del combate. ¿La pelea del siglo? Más bien el fraude del siglo, afirman las demandas.

"La pelea no fue divertida, entretenida, ni electrificante. Fue aburrida, lenta y deslucida", según una demanda presentada en Texas alegando asociación delictiva, una reclamación normalmente reservada para el crimen organizado.

Una demanda presentada en nombre de Flights Beer Bar cerca del aeropuerto de Los Ángeles, en California, dijo que las acciones de Pacquiao y sus promotores fueron "nada más que para ganar efectivo". El establecimiento pagó 2.600 dólares para emitir la pelea.

 

Lejos de ser la "Pelea del Siglo"

El espectáculo se quedó a medio camino del que brindaron recientemente los junior welter Ruslan Provodnikov y Lucas Matthysse en Verona, y que sigue siendo hasta el momento la mejor pelea de 2015. Floyd no le dio a la afición la demostración que ellos esperaban. Más bien, fue lo mismo de sus anteriores pleitos y hasta repitió su 'carrera' en los últimos dos asaltos, mientras que a Pacquiao le faltó fuerza y arriesgarse más en sus ataques.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

El filipino no exhibió esa combatividad que lo llevó a ganar ocho cinturones mundiales en diferentes divisiones ante peleadores que incluso superaban en alcance y estatura a Mayweather. Pacquiao tuvo algunos buenos momentos en la pelea, quizás el mejor en el cuarto asalto, cuando hizo retroceder a Mayweather con un potente recto de derecha.

Su gran error fue que permitió que Mayweather reagrupara sus fuerzas y supiera sacar tajada en los rounds finales. Mayweather demostró que más allá de ser un gran peleador y un artífice de la defensa, evidenció que es capaz, como el "Flautista de Hamelin", de hacer que millones en el mundo le sigan al ritmo de su música y así recaudar gigantescas sumas para engrosar sus cuentas bancarias.

Al final, Pacquiao dijo que "creo que gané la pelea" y agregó que "lancé sólidos golpes", pero no fue suficiente. Ahora el filipino tiene un balance de 57 triunfos, seis derrotas y dos empates.

De acuerdo a estadísticas de Compubox, Mayweather, de 38 años, lanzó 435 golpes de los que atinó 148, es decir, 34 por ciento. En cambio, Pacquiao, de 36 años, tiró 429, de los que sólo 81 fueron efectivos. O sea, solo conectó 19 por ciento de sus golpes.

Según el mismo Compubox, Pacquiao lanzó 236 golpes de poder, de los que conectó 63 (27 por ciento), mientras que Mayweather intentó 168 golpes de poder y atinó 81 (48 por ciento).

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Este combate para unificar los fajines de las diferentes organizaciones boxísticas en los pesos welter despertó un interés gigantesco en todo el mundo. Lo que parece es que este pleito entre dos hombres cercanos a los 40 años no valía los 100 dólares que se pidieron.

Y tú, ¿qué opinas?

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Search AARP Blogs