Consejos útiles para reciclar y preservar los recursos naturales

A fin de promover el uso de artículos elaborados con desechos y fomentar el hábito de cuidar el planeta con técnicas sencillas que surgen del hogar, en mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje.

Esta iniciativa surgió hace 22 años de un grupo de ecologistas en Texas, con el objetivo de incentivar a la población nacional e internacional a asumir uno de los hábitos más importantes para el futuro de la humanidad.

El reciclaje es un proceso que consiste en someter a un proceso fisicoquímico o mecánico a una materia o un producto ya utilizado a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto.

Fotos: 10 errores que cometemos al limpiar

También se podría definir como la obtención de materias primas a partir de desechos, introduciéndolos de nuevo en el ciclo de vida y se produce ante la perspectiva del agotamiento de recursos naturales para eliminar de forma eficaz los desechos.

La United States Environmental Protection Agency (EPA) elabora un reporte periódico llamado Manejo de Materiales Sostenibles (en inglés), que incluye información, datos y cifras sobre los residuos sólidos urbanos.

Recyclying

En el informe de 2013, los estadounidenses generaron un total de 254 millones de toneladas de basura y reciclaron cerca de 87 millones de toneladas de este material, lo que equivale a una tasa de reciclado del 34,3%.

Ese año se recuperó aproximadamente el 67% (5,7 millones de toneladas) de papel periódico. Los materiales orgánicos siguen siendo el componente más importante de los residuos. Papel y cartón representan el 27%, mientras que los restos de poda en los patios y las sobras de comida cuentan con un 28% en total. Los plásticos comprenden aproximadamente 13%; metales constituyen el 9% y caucho, cuero y textiles representan el 9%. La madera está en torno al 6% y el vidrio en un 5%. Otros residuos diversos constituyeron aproximadamente el 3% de todos los residuos sólidos urbanos generados en 2013 en Estados Unidos.

Estos son algunos consejos sobre el reciclaje que pueden ser útiles:

Residuos: Lo primero que hay que hacer es dividir los residuos en orgánicos e inorgánicos. Los primeros son aquellos que provienen de animales o vegetales y los últimos son el resultado de alguna creación humana, como por ejemplo el metal o el vidrio. Si se animan a dividirlos de manera más específica, es mucho mejor. De esta forma podemos separar vidrios, papeles, metales, plásticos y residuos orgánicos.

Pilas: Es importante que tratemos de reemplazar las pilas comunes por las recargables. En el caso de tener pilas viejas, una buena forma de aislar los metales que contienen es tapándolas con cemento. Dentro del bloque permanecen inactivas.

Tapas de botellas: Muchas fundaciones y hospitales agradecen que la gente les mande tapitas porque las venden a plantas recicladoras, así que podemos juntarlas y enviarlas para ayudar en una buena causa. Otra manera de reciclarlas es usándolas para formar elementos decorativos.

Papel: Es importantísimo reciclar el papel porque puede volver a usarse hasta cinco veces. Una manera práctica de reducir la cantidad de papel que usamos es escribir por los dos lados.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Vidrio: Se pueden usar las botellas o frascos para hacer lámparas, adornos y nuevas botellas.

Bolsas de plástico: Para evitar usarlas, se pueden utilizar bolsas de tela para ir al supermercado o a comprar lo que quieras.

Para reducir el consumo del papel es recomendable el uso de documentos y facturas electrónicas en lugar de los de papel.

Es mejor elegir productos que estén envueltos en vidrio, en vez de los que vienen en metal o plástico.

Cuando compres gaseosas elige las de envases retornables en vez de las de plástico.

Si en tu casa hay aparatos tecnológicos que ya no se usan (por ejemplo televisores o computadoras) y todavía funcionan, no los tires, los puedes regalar.

En resumen, el reciclaje tiene tres consecuencias ecológicas principales:

Reducción del volumen de residuos y, por lo tanto de la contaminación que causarían (algunos materias tardan decenas de años e incluso siglos en degradarse).

Preservación de los recursos naturales, pues la materia reciclada se reutiliza.

Reducción de costos relacionados con la producción de nuevos bienes, ya que muchas veces el empleo de material reciclado reporta un costo menor que el material virgen (como el polietileno de alta densidad reciclado o el cartón ondulado reciclado).

Foto: Pamela Moore/istockphoto

 

También te puede interesar:

Search AARP Blogs