Informe: la generación del milenio conforma casi el 25% de los cuidadores familiares

Una gran parte de personas, que comprende de la generación del milenio a personas de 75 años o mayores, cumple hoy el papel de cuidador familiar de la tercera edad. Sin embargo, las cargas siguen siendo las mismas —varias horas, sin remuneración, alto nivel de estrés— y la mayoría hace malabarismos para ser al mismo tiempo cuidadores familiares (sin remuneración) y empleados remunerados, según un nuevo estudio de la National Alliance for Caregiving y AARP.

Además, 1 de cada 4 tiene dificultades para encontrar servicios económicos para ayudar a aliviar algunas de esas cargas, y una mayoría —el 84%— necesita más información, ayuda y capacitación en una variedad de temas como vivir en casa durante la vejez , manejar el estrés de quien cuida de otros y hacer frente a los comportamientos difíciles.

Según el estudio, Caregiving in the United States 2015 (La prestación de cuidados en Estados Unidos en el 2015), la mayoría de quienes cuidan de un familiar dedican, en promedio, más de 24 horas a la semana a dar cuidados, el equivalente a un trabajo a tiempo parcial. Aunque el cuidador, generalmente, es una mujer de 49 años, el 40% de los cuidadores familiares de la tercera edad son hombres y un número importante son personas más jóvenes.

Elderly and Millennials iStock
Mark P. Papas

La generación del milenio, de 18 a 34 años, ahora conforma casi una cuarta parte de los cuidadores. Según el informe, en el otro extremo del espectro de edad, el 7% de los cuidadores tienen 75 años o más. La tendencia es que estos cuidadores de mayor edad cuiden de un cónyuge y lo hagan por su cuenta, sin la ayuda de cuidadores, sean remunerados o no. También dedican más tiempo a este rol, un promedio de 34 horas a la semana.

La mayoría de los cuidadores (el 60%) estuvieron empleados en algún momento el año anterior y trabajaron un promedio de casi 35 horas a la semana, al mismo tiempo que se desempeñaban como cuidadores. Pero cuando el equilibrio entre los dos oficios se complica, la mayoría ajusta su trabajo en vez de renunciar a sus deberes como cuidadores. Seis de cada 10 informaron realizar cambios en su situación laboral, tales como reducir las horas de trabajo o tomar una licencia laboral. Aproximadamente la mitad de los que trabajan indicaron que su empleador les ofrece algunas opciones útiles, como horarios flexibles de trabajo (el 53%) o usar días de enfermedad pagados (el 52%). Menos participantes en el estudio dijeron tener acceso a programas de asistencia a los empleados (el 23%) o al teletrabajo (el 22%).

El estudio aporta datos interesantes sobre los cuidadores que trabajan muchas horas, que dedican la asombrosa cantidad de 62 horas a la semana, en promedio, al cuidado de un familiar. Seis de cada 10 realizan tareas médicas o de enfermería sin ninguna preparación previa. Como cuido a mi padre que tiene Alzheimer, dedico al menos esa cantidad de horas, y cuando aumenta el trabajo, también aumenta el estrés. Es así que casi la mitad de los participantes que trabajan varias horas como cuidadores (el 46%) informó que sufría de un alto estrés emocional, en comparación con el 38% de los cuidadores en general.

La encuesta de este año se llevó a cabo a través de entrevistas en línea con una muestra representativa a nivel nacional de más de 1,200 personas que tenían al menos 18 años de edad y habían proporcionado cuidados no remunerados a un adulto familiar o amigo durante el año pasado. Este fue un cambio en comparación con encuestas anteriores, que se habían realizado por teléfono. Esto impidió que los investigadores compararan directamente los resultados del 2015 con los de años anteriores.

Otros datos destacados:

  • El cuidador familiar típico es una mujer de 49 años que cuida a una pariente de 69 años, y lo más probable es que sea su madre. Su ingreso familiar promedio es de $54,700. Es la principal cuidadora no remunerada y proporciona cuidados sin ayuda pagada. Probablemente está casada o vive con su pareja.
  • El 85% de los cuidadores está a cargo de un familiar, de los cuales aproximadamente la mitad está a cargo del cuidado de uno de sus padres o suegros.
  • En promedio, los cuidadores han desarrollado esta función por cuatro años y el 25% lo ha hecho por cinco o más años. Los cuidadores que trabajan muchas horas tienen más del doble de probabilidad de llevar más de 10 años como cuidadores.
  • Los cuidadores de larga distancia que viven a más de una hora de las personas que cuidan, informaron mayores niveles de dificultades financieras (el 21%), quizás debido a que el 41% utiliza ayuda asalariada como complemento al cuidado que proporcionan ellos.
  • El 22% de los cuidadores afirmó que ha empeorado su salud en el tiempo que se han desempeñado como cuidadores. El 17% informó que su salud es regular o mala, muy por encima del 10% de la población adulta en general. Cuanto lleva más tiempo un cuidador ejerciendo esta función, más probable es que él o ella informe tener una salud regular o mala.

 

Lee el informe completo, Caregiving in the United States 2015, y los estudios anteriores aquí (en inglés).

Foto: MarkPapas/iStockphoto

También de interés

 

Página de inicio de AARP

Search AARP Blogs