4 conclusiones del informe provisional del Sínodo de la Familia

Tras la lectura de la “Relatio post disceptationem”, texto que resume las ponencias presentadas por los obispos católicos reunidos en el Sínodo sobre la Familia, vale la pena reflexionar sobre cuatro conclusiones fundamentales, que aunque son preliminares, causaron gran revuelo esta semana.

La primera es sobre de los divorciados vueltos a casar. Ellos "son parte de la Iglesia", dijo en su intervención el cardenal Peter Erdö, Relator General, siguiendo lo que ya ha está escrito en el Catecismo ( numeral 1651) o lo que han dicho los papas anteriores.

Pope Francis
Freddy van Nispen

Fotos:  Conoce a los papas de la Iglesia Católica

“A ellos hay que recibirlos como tales y ayudarlos a curar las heridas que les han dejado la ruptura de su relación anterior. Se les invita a escuchar la palabra de Dios, a participar en la liturgia de la Iglesia, en la oración y a realizar obras buenas de caridad", dijo el Purpurado. “Rechazarlos o hacerlos sentir incómodos dentro de la Iglesia es contradecir el mandato de caridad de Cristo”.

La indisolubilidad del matrimonio es el segundo aspecto clave consignado por los prelados, que así como expresaron la necesidad de acoger a las familias en dificultades, urgieron hablar de las familias fieles a las enseñanzas del Evangelio y reafirmar que el matrimonio indisoluble es feliz y posible.

“Del Sínodo debería emerger más claramente que el matrimonio indisoluble, feliz, fiel para siempre, es hermoso, es posible y está presente en la sociedad, evitando así de centrarse principalmente en las situaciones familiares imperfectas”, relata el texto.


En relación a los homosexuales se puso de relieve la necesidad de aceptación, pero con la prudencia adecuada, con el fin de no crear la impresión de una evaluación positiva de esa orientación por parte de la Iglesia. La misma atención se solicitó por cuanto respecta a las convivencias, informó la Santa Sede.

Recibe información de política. Suscríbete a nuestro boletín

Ante las noticias difundidas sobre un supuesto cambio doctrinal de la Iglesia con respecto a las parejas homosexuales, el sitio web de noticias del Vaticano, News.va, señaló que las discusiones que tienen lugar en el Sínodo de la Familia no son “ni doctrina ni normas definitivas”.

Además se habló sobre “acentuar más el tema de la mujer, de su tutela y su importancia para la transmisión de la vida y de la fe”; de integrar la figura de los abuelos en el hogar, incluir una referencia más específica a la familia como "Iglesia doméstica" y a la parroquia como una "familia de familias", así como a la Sagrada Familia, como modelo de referencia. También se pidió “valorizar la perspectiva misionera de la familia y de su anuncio del Evangelio en el mundo contemporáneo”.

“Es necesario profundizar y aclarar la cuestión de la ‘gradualidad’’, que podría dar origen a una serie de confusiones. Por ejemplo, en cuanto al acceso a los sacramentos para los divorciados que se han vuelto a casar, se ha dicho que es difícil aceptar excepciones sin que, en realidad, se conviertan en una regla común”, se indicó.

¿Qué tan definitivas pueden llegar a ser estas ponencias y conclusiones? " La 'Relatio post disceptationem' (La Relación después de la discusión) es un documento que resume las intervenciones de los obispos y otros participantes, pero en ningún caso es un texto definitivo" del Sínodo, afirmó el cardenal sudafricano Wilfrid Fox Napier, miembro de uno de los grupos de trabajo o "círculos menores", en lengua inglesa. "Es un documento de trabajo que no presenta la posición definitiva de la Iglesia. No se puede decir que el Sínodo esté tomando una decisión y otra", explicó.

En todo caso, el texto será la base para los debates en la segunda y última semana de la asamblea, conocida como sínodo, que fue convocada por el papa Francisco y se enfoca en el tema de la familia.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

También servirá para futuras reflexiones entre los católicos de todo el mundo antes de otro sínodo el año próximo. "Los homosexuales tienen dones y atributos para ofrecer a la comunidad cristiana: ¿somos capaces de darle la bienvenida a esta gente, garantizándoles un espacio mayor en nuestras comunidades? Muchas veces ellos quieren encontrar una Iglesia que les ofrezca un hogar acogedor", concluye el texto.

Foto: nippel/istockphoto
Video: YouTube

Search AARP Blogs