Hillary Clinton propone plan para estudiar en la universidad sin préstamos

La precandidata a la presidencia por el partido demócrata, Hillary Clinton, propuso un plan que busca ayudar a los estudiantes a mitigar la pesada carga financiera que en muchos casos los obliga a vivir endeudados hasta sus años de jubilación.

¿Qué contiene el plan? Aquí subrayamos algunos puntos importantes:

El plan, de unos $350.000 millones, apunta a reducir el costo de las universidades públicas de cuatro años de instrucción, hará que sea gratuita la educación de dos años en los institutos universitarios públicos ( colleges), y a bajar las tasas de interés a estudiantes, según dijeron asistentes de campaña.

Blog: Las 10 mejores universidades en América Latina »

Clinton presentó su plan como una sociedad pública-privada que requiere la contribución del gobierno federal y los estados y los estudiantes.

Student loan

La propuesta, denominada ‘ New College Compact’, pretende usar unos $200.000 millones —cerca de la mitad de la partida—, para ofrecer subvenciones a los estados, que garantizarán que los estudiantes no necesiten recurrir a préstamos para cubrir los costos de universidades públicas de cuatro años.

Asimismo, permitiría que los estudiantes de familias de bajos recursos usen las Becas Pell para pagar sus costos de residencia y materiales.

A su vez, los estados deberán acabar con las crisis presupuestarias, aumentar progresivamente  el gasto para la educación superior e intentar disminuir el ritmo del aumento de las tasas universitarias.

El plan de Clinton apunta, además, a reducir las tasas de interés de los préstamos estudiantiles y perdonar las deudas de los que han estado pagando por el mismo débito durante 20 años.

Otra parte de la iniciativa ofrece incentivos a los colegios para que modernicen sus sistemas de matriculación y de pago, proporcionen nuevas vías de aprendizaje a través de los programas de extensión e impulsen las tasas de graduación.

El plan de universidades de Clinton sería financiado con la limitación al valor de las deducciones que reciben las familias de altos recursos tras el pago de sus impuestos.

Cabe insistir en que para buena parte de quienes han hecho una carrera universitaria en Estados Unidos, su mayor pesadilla se resume en las deudas estudiantiles.

Preocupados por pagar las costosas matrículas, que se han triplicado en las últimas tres décadas, aproximadamente el 70% de quienes están haciendo un pregrado en el país se gradúan con una deuda que promedia los $29.000, según el Instituto de Acceso a la Universidad y el éxito ( Institute for College Access and Success).

Clinton también resaltó que continuaría con el plan del presidente Obama de que sean gratuitos los colleges comunitarios y que se refinanciaría a los actuales deudores.

Ilustración: Topp_Yimgrimm/istockphoto

Search AARP Blogs