Las razones que llevaron a Puerto Rico a adquirir una deuda 'impagable'

Puerto Rico vive su ‘tragedia griega’. El gobernador Alejandro García Padilla advirtió en una entrevista concedida a The New York Times, que la deuda de 73.000 millones de dólares que tiene la isla es "impagable".

"Este reconocimiento de que la deuda es impagable no es un asunto político sino de matemáticas", dijo García Padilla al diario neoyorquino, al tiempo que consideró la urgente necesidad de hacer algo para que la economía crezca. “…Si no, estaremos en una espiral de muerte”.

Sin embargo, a pesar de la declaración de incapacidad de pagar sus obligaciones, la isla —que es un estado libre asociado de Estados Unidos— no puede declararse en bancarrota, de acuerdo de la legislación federal.

Pero, ¿cómo llegó Puerto Rico a esta crisis económica actual?

Puerto Rico

Un informe publicado por la economista Anne Krueger, exdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional (IMF), y otros dos economistas contratados por el gobierno de la isla para buscar soluciones a la crisis económica ayuda a entender el porqué de la situación.

“Los problemas estructurales, las sacudidas económicas y las débiles finanzas públicas han resultado en una década de estancamiento, emigración y deuda. Los mercados financieros alguna vez ignoraron esas realidades, pero desde entonces han bloqueado el acceso normal de Puerto Rico al mercado. Una crisis se avecina”, dice al comienzo el resumen ejecutivo del informe, titulado ‘ Puerto Rico - A Way Forward’ (‘Puerto Rico, un camino a seguir).

Aunque se centra mayormente en sugerencias para solucionar la crisis, el informe también resalta tres factores principales que llevaron a la deuda que sostiene la isla caribeña de 3,6 millones de habitantes.

1. Problemas estructurales

Uno de los problemas señalados por el también llamado "Informe Krueger" es el desempleo, que ha sido exacerbado por la cantidad de generosos beneficios gubernamentales para personas desempleadas o que califican para recibir ayudas en la isla.

El sistema de beneficios sociales en Puerto Rico, que incluye ayudas financieras, seguros médicos y subsidios a utilidades como el agua y la electricidad, ha contribuido a que solamente un 40% de la población trabaje o busque trabajo, según el informe.

El resultado ha sido menor uso de los trabajadores y de sus capacidades para producir, y ha reducido la competitividad de la isla en el mercado.

La pérdida de profesionales que se han ido a Estados Unidos y otros países también ha perjudicado a la economía puertorriqueña. La población de la isla comenzó a disminuir en 2006, y ha continuado decreciendo en años posteriores. Este fenómeno ha diezmado poco a poco la fuerza laboral en Puerto Rico.

Otros problemas estructurales incluyen el costo de la energía y del transporte, y leyes locales que regulan el comercio y la inversión en la isla.

2. Sacudidas económicas

Por años, una de las razones más citadas para el estancamiento de la economía puertorriqueña ha sido el desmantelamiento de la sección 936 del Código de Rentas Internas, que daba incentivos tributarios a empresas estadounidenses de manufactura que invertían y operaban en Puerto Rico.

Los incentivos de la sección fueron eliminados gradualmente, y varias empresas cerraron sus fábricas en la isla, contribuyendo al desempleo en la isla.

El desmantelamiento de la 936 contribuyó a la crisis, dice el informe. “Es habitual citar la pérdida de los incentivos tributarios como el pecado original detrás de los tiempos duros de Puerto Rico. La pérdida (de la 936) indudablemente vació la base de la manufactura, pero no fue la única sacudida”, dice.

Otros factores —entre ellos una caída enorme en el precio de los inmuebles, la recesión en Estados Unidos y la duplicación del precio de la gasolina entre 2005 y 2012— contribuyeron también a la crisis, según el informe.

3. Débiles finanzas públicas

El manejo financiero del gobierno y de las compañías que manejan las utilidades en Puerto Rico han contribuido en gran medida a la crisis fiscal, según el informe.

“El gobierno central y las tres grandes empresas públicas —la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, la Autoridad de Energía Eléctrica y el Departamento de Transportación y Obras Públicas— han sido responsables de la mayor parte del aumento en la deuda pública”, dice.

La deuda pública boricua ha aumentado anualmente desde el 2000, y en 2014 había crecido tanto que componía el 100% del producto nacional bruto. El reporte cuestiona las proyecciones de presupuesto hechas en años pasados, a las que describe como “extremadamente optimistas”.

Los economistas además señalan que existe poco control de gastos y que las agencias gubernamentales han acumulado más deudas de las que pueden pagar, “alargando la cola de proveedores insatisfechos y aumentando el tiempo que tienen que esperar para que les paguen”.

¿Cuáles son los pasos a seguir? En una alocución televisada, el gobernador García Padilla anunció este lunes la creación de un Grupo de Trabajo, que desarrollará una agenda de 7 puntos para la recuperación económica que estará a cargo de negociar la reestructuración de la deuda pública.

¿Lo Logrará?

Foto: Vepar5/istockphoto

 

Search AARP Blogs