Perry Hospital

Scientist in white uniform working in laboratory
Recuerdo la vez en que un miembro de mi familia, en perfecto estado de salud, tuvo un resultado positivo de glucosas en la orina durante una prueba de laboratorio básica y de rutina. La impresión y sorpresa para mí­ fueron tan grandes que acto seguido le tomé otras 4 muestras de orina y las envié a 4 laboratorios diferentes para confirmar los resultados. Por fortuna -pero como me lo esperaba- los resultados iniciales eran erróneos y respondí­an a que la primera muestra de orina habí­a sido contaminada en el laboratorio.
Search AARP Blogs