Macro dry skin (ichthyosis) detail
Llegó el invierno y con él la época de fiestas, reuniones y fotografías. Comenzamos a preparar lo que vamos a vestir para las celebraciones de Nochebuena, Navidad, despedida de año y Año Nuevo, lo tenemos todo listo y de momento enfrentamos un terrible susto cuando nos vemos al espejo. Observamos nuestro rostro craqueado, seco, con escamas, nos pica o tenemos las manos rojas e irritadas. Nuestra piel no está en el mejor estado para hacernos lucir bien en estos días tan importantes, en el que se toman tantas fotografías de familia. Antes de que lleguen las temperaturas aún más frías es importante que te prepares para que trates la piel con el cuidado que necesita en esta época.
iStock_000013699132_Medium
Desde pequeña recuerdo tener los cachetes rosados. Soy de piel muy blanca y cada vez que sentía calor, que me ponía nerviosa, o que hacía ejercicios los cachetes se me ponían como dos chapas rosadas. Siempre entendí que era normal. Todo cambió en enero de este año cuando visité a mi hermano en el helado estado de Chicago. Las temperaturas estaban bajo cero y yo parecía esquimal con la ropa de invierno. La piel se me puso reseca. Al cabo de dos o tres días de regresar a Puerto Rico se me brotó la cara. Me vi al espejo en la mañana y me asusté, parecía acné. Pequeños granitos me cubrían todos los cachetes y sentía la cara caliente y tenía ardor. De inmediato saqué cita de emergencia con mi dermatólogo quien me dio la noticia de que tenía rosácea.
Search AARP Blogs