mushroom fettucini with an alfredo sauce in a pasta bowl
  Cuando vi por primera vez los fettuccine con esa salsa blanca me dije: "eso nunca va a entrar en mi boca", que equivocado estaba. Después de varios meses trabajando en la cocina de un pequeño restaurante italiano la curiosidad venció el miedo a lo desconocido, siendo mi paladar testigo de que el manjar de los dioses se preparaba en aquel lugar llamado "Ambrosí­a".
Search AARP Blogs