Social Security

Multi-generational Hispanic family smiling in front of house
Polling data shows that contrary to popular belief, support for Social Security is consistently high in all age groups in the United States.
SQ_CG_Blog_Dec2018
In an election year filled with partisanship and political fights, it’s no surprise that many Americans feel that their voices aren’t being heard or that the issues that affect their lives aren’t being addressed. But, many outstanding elected officials work hard every day to make a positive difference for their constituents.  That’s why AARP recognizes state legislators, governors, and other elected officials – from both sides of the aisle – who have stepped up and worked together to write, support, and advance common-sense policies that help older Americans remain in their homes and communities and retire with confidence. AARP is proud to announce our fifth annual bipartisan class of Capitol Caregivers, who fought this year to increase support for family caregivers and their loved ones, along with our fourth annual bipartisan class of Super Savers, who championed policies that enhance retirement security.
__SQ_FinCon
Esta semana en FinCon18 presentamos la variedad de programas e iniciativas que tenemos para ayudar a las personas en el país a planificar —e idealmente alcanzar— una jubilación segura. Incluso la embajadora financiera de AARP, Jean Chatzky, presentó en la conferencia un poderoso mensaje sobre las finanzas personales durante la próxima década. Con eso en mente, pensé en temas importantes para las mujeres en particular. El rol cambiante de las mujeres en Estados Unidos ha sido el centro de atención en los últimos años. Puedes darte cuenta al mirar los números históricos de mujeres postuladas para un cargo este año y el número récord de empresas cuyas propietarias son mujeres. Pero ¿sabes qué no está cambiando? El hecho de que las mujeres son más propensas a enfrentar la pobreza que los hombres durante la jubilación, especialmente las mujeres afro-americanas y latinas. Las mujeres enfrentan una batalla cuesta arriba cuando se trata de su seguridad financiera. En promedio, viven por más tiempo que los hombres, por lo que sus ahorros jubilatorios necesitan durar más. Además de eso, sus salarios usualmente son más bajos, por lo que se les hace más difícil ahorrar, y sus beneficios futuros del Seguro Social son menos. Más aún, muchas toman tiempo fuera del trabajo (o recurren a planes alternativos de empleo, como a tiempo parcial o por contrato) para cuidar de hijos, padres ancianos y otros seres queridos. Todos estos factores hacen que sea todavía más difícil que las mujeres hagan crecer los ahorros que necesitan para un futuro próspero y seguro. Si bien el Seguro Social es una pieza fundamental del rompecabezas, depender solo de él no es suficiente.  Sin embargo, muchas mujeres de 65 años o más dependen del Seguro Social como la fuente casi todos de sus ingresos familiares:
__SQ_FinCon
This week at FinCon18 we’re showcasing the many programs and efforts that we have to help Americans plan for – and ideally achieve – a secure retirement. AARP’s Financial Ambassador, Jean Chatzky, is even delivering a powerful keynote at the conference on big themes in personal finance over the next decade. With that in mind, I got to thinking about big themes for women in particular. The ever-changing role of American women has been front and center the past few years. You can see that just by looking at the historic numbers of women running for office this year and the record-breaking number of women-owned businesses. But you know what isn’t changing? The fact that women are more likely to face poverty than men during retirement, especially black women and Latinas. Women face an uphill battle when it comes to their future financial security. On average, women live longer than men, so their retirement savings need to stretch farther into the future. On top of that, their wages tend to be lower, making it more challenging to save and their future Social Security benefits even smaller. What’s more, many take time out of the workforce (or turn to alternative work plans like part-time or contracting) to provide care for children, elderly parents and other loved ones. All of these factors make it even harder for women to grow the savings they need for a bright and secure future. While Social Security is a critical piece of the puzzle, it is not enough to depend on.  Yet, so many women age 65+ rely on Social Security for nearly all of their family income:
Happy Birthday, Social Security — AARP
This summer marks another successful anniversary for Social Security and Medicare as Social Security turns 83 and Medicare turns 53.
NCSL SQ
La fuerza laboral actual es muy diferente a la de hace una década. El rápido crecimiento de los empleos propios de la “economía colaborativa” (conductor de Uber, empleado independiente o de temporada) implica una cantidad menor de trabajadores con acceso a los planes jubilatorios por medio de su lugar de empleo. De hecho, la mitad de los empleados en Estados Unidos no tienen manera de ahorrar para su jubilación por medio de su sueldo, y el sector privado no ha hecho nada durante los últimos 40 años para corregir este problema. Sin embargo, sabemos que las personas tienen probabilidades 15 veces más altas de ahorrar si lo hacen por medio de su lugar de empleo. Los programas de Trabajo y ahorro ofrecen una solución innovadora para abordar la realidad cambiante. Este programa para la jubilación, al estilo de los planes 529, permitirá que más empleados, como los milénicos, quienes cambian de empleo más a menudo, incrementen sus ahorros y asuman el control de su futuro. Los programas de Trabajo y ahorro presentan una opción fácil, asequible y lista para usar, para que las empresas ofrezcan una opción de ahorros jubilatorios a sus empleados por medio de sus cheques de sueldo. Las cuentas de Trabajo y ahorro les dan el control a los trabajadores del país. Son voluntarias, por lo que el empleado decide si quiere participar y qué cantidad deducir de manera automática de su salario. Además, ya que los ahorros provienen de su propio dinero, lo pueden trasladar de un empleo a otro, con la confianza de que podrán contar con él durante su jubilación. ¿Nos podemos permitir no cambiar?Si bien el Seguro Social es una pieza fundamental del rompecabezas, depender solo de él no es suficiente. En promedio, los beneficios anuales del Seguro Social para una familia de 65 años o más es únicamente de $18,000, pese a que los adultos mayores en Estados Unidos gastan alrededor de $20,000 por año únicamente en comida, servicios públicos y atención médica. A este ritmo, uno de cada dos hogares no podrá costear sus necesidades básicas, y podrían tener que depender de la asistencia pública en el futuro. Pero el programa Trabajo y ahorro puede cambiar esta situación. Brindar una manera fácil para que los empleados incrementen sus ahorros ayudaría a disminuir la cantidad de trabajadores del país que, en el futuro, dependerían de la asistencia pública, lo que representaría un ahorro para los contribuyentes. De hecho, los estados que tomen acción hoy mismo podrían ahorrarle a los contribuyentes hasta $33,000 millones durante los próximos 10 años. Algunos estados ya han adoptado esta iniciativaEsta semana, me reuniré con casi 1,500 legisladores y personal legislativo en la National Conference of State Legislatures (conferencia nacional de asambleas legislativas estatales), para compartir más información sobre los muchos beneficios de los programas de Trabajo y ahorro, ya que los estados han tomado la iniciativa de abordar este problema crucial. Será muy interesante, pues me acompañará Jean Chatzky, la embajadora financiera de AARP.
NCSL SQ
Today’s workforce looks drastically different than it did even a decade ago. A swift rise in alternative “gig economy” jobs (like Uber drivers, freelancers, and seasonal workers) means fewer workers have access to workplace retirement plans. In fact, half of American workers have no way to save for retirement out of their regular paycheck, and the private sector has failed to fill this gap over the last 40 years. But, we know people are 15 times more likely to save if they can do so at work.
99080_39_preview_790x445.jpg
Representative payees are vital to the well-being of millions of Social Security beneficiaries, and most perform their duties well; nevertheless, the program can be strengthened.
We certainly are living in very divisive times. On the big issues of the day, party and ideological lines are drawn with little, if any, common ground. And, the collegiality of Congresses past – the “disagree without being disagreeable” comity – seems like something for the history books. But is that really the whole story?
AARP Chief Advocacy and Engagement Officer Nancy LeaMond was recently named a 2017 Top Lobbyist by The Hill. 
Search AARP Blogs