Último año para “solicitar y suspender” beneficios del Seguro Social

A partir del 30 de abril, las parejas casadas —y muchas divorciadas— que han venido usando la estrategia de “ solicitar y suspender” beneficios ya no podrán hacerlo gracias al cambio que realizó la ley presupuestaria partidista del 2015. Si cumples 66 años antes de mayo del 2016, debes solicitar los beneficios del Seguro Social y suspender tus beneficios antes del 30 de abril del 2016.

77146321
Getty Images/Blend Images

Firma nuestra petición . ¡Diles a los moderadores de los debates por televisión que les pregunten a los candidatos por sus planes para el Seguro Social!

La técnica de “solicitar y suspender” tiene dos partes: el cónyuge con mayor sueldo solicita al Seguro Social sus beneficios de jubilación, pero los suspende hasta un punto en el futuro, como máximo los 70 años. Al mismo tiempo, el cónyuge que gana menos presenta una solicitud restringida para los beneficios conyugales que podrían ser de hasta un 50% del monto de los beneficios del cónyuge que gana más. Es la única manera que una pareja puede comenzar a recibir beneficios tempranamente sin reducir los beneficios jubilatorios finales de ambos.

Fotos:  Para jubilarte tranquilo, ahorra todo lo que puedas

Mientras tanto, los beneficios jubilatorios del cónyuge que gana más continúan aumentando –hasta en un 8% anualmente– hasta que la persona los reactive. Los beneficios mensuales del cónyuge que gana menos, basados en sus propios antecedentes laborales, también siguen creciendo.

Muchos expertos dicen que esto es, esencialmente, recibir dinero de forma gratuita y es la razón por la cual cambiaron las reglas y ahora un cónyuge no podrá recibir beneficios en función de los antecedentes laborales de un trabajador que solicite una suspensión después del 29 de abril del 2016. Además, si naciste después del 1 de enero de 1954, no podrás presentar una solicitud restringida para los beneficios conyugales, aunque hayas alcanzado la edad plena de jubilación.

Suscríbete al nuestro boletín informativo para que estés al tanto de los temas que te interesan

Si estás divorciado y tu matrimonio duró por lo menos 10 años, puedes recibir beneficios basados en los antecedentes laborales de tu cónyuge, aunque este haya contraído matrimonio de nuevo, siempre y cuando tú permanezcas soltero, tienes por lo menos 62 años y tienes derecho a recibir beneficios del Seguro Social por jubilación o discapacidad. Una persona divorciada puede presentar una solicitud restringida para recibir beneficios conyugales y continuar acumulando créditos en sus propios antecedentes laborales hasta los 70 años si cumplió 62 años antes del 2 de enero del 2016. De otro modo, recibirá sus propios beneficios jubilatorios y los beneficios conyugales a los que tiene derecho, pero sin acumular créditos adicionales.

También te puede interesar:

Search AARP Blogs