El ejercicio: un buen aliado de la quimioterapia

La sangre es como un río que transporta muchos barcos llenos de sustancias hasta su destino.iStock_000024247014Small

Camino a la escuela hoy, mis hijos pequeños me preguntaron por qué había que hacerse análisis de sangre para determinar si uno estaba enfermo o saludable. Yo, buscando una forma sencilla de explicárselo, recurrí a la imagen del barco para que pudieran entender cómo es que la sangre es el medio por el cual tanto los componentes celulares vitales para funcionamiento del cuerpo, como las hormonas, los nutrientes, los químicos, las enfermedades, los virus y las bacterias y hasta medicamentos se van esparciendo por todo el cuerpo y sus órganos.

Fotos: 15 celebridades que vencieron el cáncer

Una vez de regreso a mi casa, me puse a leer las noticias de salud y me topé con la siguiente información. Resulta que un estudio reciente dirigido por doctores de la Universidad de Pensilvania (en inglés) ha comprobado que el ejercicio físico, en la medida que estimula y aumenta el flujo de sangre por todo el cuerpo, puede ser un excelente socio de la quimioterapia a la hora de aumentar el efecto de los medicamentos contra el crecimiento de tumores cancerosos.

Según el estudio, aquellos pacientes que durante su quimioterapia pudieron ejercitarse reflejaban tumores más pequeños dos semanas después de empezar estas terapias adjuntas en comparación con pacientes que sólo recibieron las drogas contra el cáncer. Se estima entonces que el aumento en flujo de sangre hacia los tumores, acarrea con él también y mayor flujo de los medicamentos hacia los tumores con el fin de erradicarlos.

Recibe información de salud. Suscríbete a nuestro boletín

Se suma a este importante hallazgo la forma en que el ejercicio físico durante la quimioterapia puede también proteger el corazón de los efectos de drogas como la doxorrubicina, que tan comúnmente se utiliza en estos tratamientos. Se sabe que doxorubicina puede causar severos efectos secundarios en el paciente y uno de ellos es el daño a las células cardíacas que puede traer problemas a largo plazo. En la medida que el ejercicio también protege la salud cardíaca, vale entonces la pena considerar seriamente añadir una rutina de ejercicios dentro de las posibilidades física del paciente que se encuentra en pleno proceso de quimioterapia.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

“Las personas se toman un medicamento y no necesariamente se sientan el día entero”, observa el doctor Joe Libonati, profesor de la escuela de enfermería de esta universidad. “Así que algo tan simple como moverse puede tener un efecto en cómo se metaboliza un medicamento. Ahora es que apenas comenzamos a entender estas complejidades”.

Así que en la medida de lo posible, hay que hace un esfuerzo por mantener ese río sanguíneo saludable y fluyendo por nuestro cuerpo.

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP

Foto de marvinh via istockphoto.com

 

0 comments