El exceso de vitamina D también es peligroso

“Es que a mí me encanta achicharrarme”, me dijo hace unos días una buena amiga con la que conversaba. “Y así me lleno de vitamina D, porque siempre he andado bajita y me tengo que suplementar”.

Senior-Vitamins

Fotos: Las vitaminas: Mitos y verdades

Bueno, pensé para mis adentros, yo que odio asolearme y llevo 25 años sin coger el sol a propósito, no podía concebir lo que me decía mi amiga. Y voy más allá, además de no tomar el sol, sobre mi piel no falta el protector solar.

Pero un tema es el de la piel y otro el de la vitamina D y por esto no dejó de interesarme lo que ella tenía que decir. La vitamina D se metaboliza, como bien señaló mi amiga, con la exposición al sol. También con una ingesta apropiada de pescados grasos y sus aceites, una dieta no vegana, que incluya huevos e ingiriendo lácteos, granos fortificados y vegetales como el brócoli y la acelga. Aunque mi amiga bien se acercaba al extremo de hacer mucho mal sobre su piel haciendo mucho bien por metabolizar vitamina D, pues tengo que reconocer que tenía un punto válido.

Suscríbete a nuestro boletín

Actualmente es la tendencia global entre las personas a presentar un déficit de vitamina y el problema ha alcanzado los niveles de epidemia (en inglés), ya sea porque cada vez las personas cogen menos sol encerrados en casa o en la oficina o porque la dieta es deficiente. Algunas condiciones médicas también limitan la debida absorción de la vitamina D, como la obesidad, la enfermedad celíaca y las del riñón. Por esto la comunidad médica lleva años haciendo mucho énfasis en la debida suplementación.

De hecho, en mis últimos chequeos médicos y en los de mi esposo —que es diabético tipo 1— nuestros doctores nos han ordenado hacernos la prueba de laboratorio para verificar que nuestros niveles de esta vitamina en la sangre sean adecuados. Cuando hemos estado bajitos, pues nos hemos tenido que tomar la tableta diaria de esta vitamina.

Al fin y al cabo, la vitamina D es súper importante para mantener nuestro organismo saludable, pues es la responsable de la buena absorción de calcio y fósoro en nuestro cuerpo. Aparte, las deficiencias severas de vitamina D también inciden sobre el riesgo a padecer de enfermedades cardiovasculares, metabólicas, cáncer, desórdenes cognitivos, entre otros.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Sin embargo, y en un importante contraste, un estudio médico (en inglés) llevado a cabo por doctores en la Universidad de Copenhagen, señaló que la sobreabundancia de vitamina D en nuestro cuerpo, si se nos va la mano en la suplementación, puede igualmente ser muy pernicioso para la salud.

Según el estudio, niveles demasiado altos de esta vitamina en la sangre pueden causar un aumento significativo en el riesgo de morir de enfermedades coronarias o derrame cerebral.

Así que lo crucial en este caso es mantenerse en equilibrio, entre 50 y 100 nanomoles por litro, en una prueba de laboratorio que nuestro médico de cabecera puede indicarnos. Y, claro está, no dañar nuestra piel en el intento de llegar a él.

No dejen de monitorear su vitamina D, es mi consejo.

Y ¡a cuidarse!

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto archivo AARP.org

Search AARP Blogs