Informe importante revela lo que funciona y lo que no funciona para mejorar la salud del cerebro

familyeating

In English | El Institute of Medicine (IOM) publicó hoy un informe innovador que explica lo que pueden hacer los adultos mayores en Estados Unidos para mantener el cerebro sano hasta edades muy avanzadas, al tiempo que ofrece una perspectiva de los hábitos de vida y los medicamentos que pueden provocar el deterioro cognitivo.

Fotos: 9 maneras de hacer amistades y mejorar la salud de tu cerebro.

El informe, coauspiciado por AARP y escrito por algunos de los principales neurocientíficos, psiquiatras y expertos en salud del cerebro en el país, ofrece el primer análisis multidisciplinario sobre cómo el envejecimiento afecta el cerebro. Crea un nuevo término —el envejecimiento cognitivo— para definir un proceso natural y continuo, pero altamente variable, que afecta la memoria, el pensamiento y la toma de decisiones en todos los cerebros humanos, pero no es una enfermedad como el Alzheimer ni otra forma de demencia.

COGNITIVE AGING GRAPHICS_SPANISH-01

La buena noticia es que el deterioro cognitivo no es inevitable y que algunos aspectos de la salud cerebral, en realidad, pueden mejorar con la edad. Específicamente, reconoce que el paso de los años proporciona un aumento tanto en el conocimiento como en la sabiduría, y amplía el dominio de la percepción, el juicio y la planificación de la vida.

El informe identifica las acciones claves —incluidas el hacer ejercicio con regularidad, mantenerse comprometido intelectualmente y dormir lo suficiente— que las personas pueden llevar a cabo para mantener la agudeza mental a medida que envejecen. También ofrece una evaluación de los medicamentos, problemas de salud y comportamientos que podrían afectar el cerebro. Además, advierte contra las alegaciones falsas hechas acerca de las herramientas de formación del cerebro, los suplementos nutricionales y otros productos que las empresas promocionan para mejorar la salud del cerebro.

La rapidez con la que envejece el cerebro varía mucho de persona a persona y tus acciones pueden marcar una gran diferencia, expresó el Dr. Dan Blazer, profesor emérito de Psiquiatría en Duke University y autor principal del informe del IOM. “Hay intervenciones que parecen ser importantes”, dijo.

Suscríbete a nuestro boletín.

Ronald Petersen, director del Centro de Alzheimer de Mayo Clinic y uno de los expertos que revisó el documento, está de acuerdo con Blazer en que el informe debería ayudar al público a comprender que el envejecimiento no tiene por qué ser un proceso pasivo. "No tenemos que sentarnos y dejar que el tiempo haga estragos en nosotros", manifestó. Podemos hacer algo sobre el envejecimiento cognitivo, y podemos tener un impacto en la rapidez con la que podríamos sufrir estos cambios, quizá hasta posponer esos estragos durante largos períodos de tiempo".

"Este informe confirma que puedes hacer mucho a lo largo de tu vida para mejorar tu salud cerebral. Ese es un mensaje fortalecedor para los adultos mayores en Estados Unidos", expresó Sarah Lock, vicepresidenta sénior de Políticas de AARP. Añadió que aunque más del 90% de los adultos mayores menciona la buena salud del cerebro como una de las principales preocupaciones, según una encuesta reciente de AARP, muchos no están seguros de cómo mantenerla o mejorarla.

A continuación, lo que el informe dice que ayuda, hace daño y podría no ser eficaz.

hulahoop older lady
Lo que ayuda

  • Haz ejercicio: El ejercicio aeróbico es especialmente beneficioso para la salud cerebral, e incluso más cuando se lo combina con entrenamiento de resistencia.

 

  • Mantente social e intelectualmente activo: Las actividades que desafían tu cerebro son: leer libros, escribir cartas, aprender un nuevo idioma; todas ayudan a preservar la función del cerebro, al igual que las actividades sociales como el voluntariado, los juegos de naipes, ir a la iglesia y hablar con amigos.

 

  • Mantén saludable tu corazón: Lo que es bueno para el corazón también es bueno para el cerebro. La alta presión arterial, el colesterol alto y la diabetes, en especial en la mediana edad, están vinculados a la mala salud del cerebro en el futuro. Aunque la reducción de la presión arterial con medicamentos parece ayudar a prevenir problemas del cerebro, no está claro si la reducción del colesterol con fármacos mejora la función cerebral.

 

  • Sigue una dieta sana: Si bien ninguna dieta específica ha demostrado mantener o mejorar la salud del cerebro, los estudios de las dietas mediterránea y DASH (método dietético para detener la hipertensión) justifican comer menos carne y más nueces, frijoles, granos enteros y aceite de oliva. Los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en los pescados grasos como el salmón, ayudan a la cognición, según algunos estudios, aunque otros no están de acuerdo. El consumo bajo a moderado de alcohol —menos de dos bebidas al día— puede tener un efecto protector, pero el exceso de alcohol es claramente perjudicial para el cerebro.

 

  • Duerme bien: Los estudios indican que la mala calidad del sueño está relacionada con el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer. Los trastornos respiratorios, como la apnea del sueño, también ponen a las personas de más edad en mayor riesgo de problemas de memoria y demencia. Los autores opinan que mejorar el sueño puede ser útil para la salud del cerebro más adelante en la vida.

 

Qué hace daño

  • Ciertos medicamentos: Los medicamentos que figuran en los Criterios de Beers de la Sociedad Americana de Geriatría están vinculados a problemas de deterioro cognitivo y de delirio en los adultos mayores. Los adultos de entre 65 y 69 años utilizan un promedio de catorce medicamentos diferentes al año que, a menudo, llevan a complicaciones graves. El informe destaca los fuertes medicamentos anticolinérgicos —incluidos los antihistamínicos como el Benadryl y algunos antidepresivos— así como las benzodiazepinas —como el Valium y el Xanax, usados para tratar la ansiedad y el insomnio— que se vinculan al delirio, el deterioro cognitivo y la demencia. "No estamos diciendo que no hay que tomarlos nunca", aclara Blazer. "Pero hay que tener cuidado y conocer los efectos secundarios".

 

  • Depresión: La depresión en la mediana edad y más tarde en la vida está fuertemente vinculada a la demencia. Los autores afirman que la prevención y el tratamiento de la depresión es un "objetivo importante" para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores.

 

  • Pérdida de la audición y la visión: Las dificultades para ver y oír están relacionadas con problemas del rendimiento cognitivo y deben corregirse, si es posible.

 

  • Estrés: No solo el estrés diario puede causar problemas de memoria, el estrés a largo plazo está conectado con las tasas más rápidas de deterioro de la salud cerebral. Los métodos para reducir el estrés, como la meditación y un estado de conciencia pleno, pueden ayudar pero requieren más estudios, según el informe.

 

  • Delirio y hospitalización: El delirio, que se puede prevenir en el 30 al 50% de los casos, está fuertemente vinculado a los problemas de la salud del cerebro en el futuro. La hospitalización, a menudo un factor de estrés importante entre los adultos mayores, también está relacionada con el deterioro mental. Estrategias tales como ayudar a los pacientes a dormir bien, controlar el dolor y mantenerse hidratado reducen el delirio y las consecuencias negativas de las hospitalizaciones.

 

 Ten cuidado

  • Juegos para el cerebro y otros entrenamientos cognitivos: Aunque la investigación muestra que el entrenamiento del cerebro con computadoras y videojuegos puede mejorar la atención y la memoria en lo que se refiere a los juegos, pocos estudios muestran que esas habilidades se transfieren a la vida real. El informe recomienda que los consumidores evalúen cuidadosamente las afirmaciones de las empresas que venden juegos para el cerebro. "La gente puede caer presa y usar productos que no han demostrado ser eficaces y pensar que les ayudará en todas las áreas de la vida", dijo Blazer.
  • Suplementos: Aunque las personas en Estados Unidos gastan más de $30,000 millones al año en suplementos nutricionales, "simplemente no hay buena evidencia de que las vitaminas ayuden a mejorar la salud del cerebro", explicó Blazer.
  • La vitamina E no parece ayudar a la salud del cerebro y, en grandes dosis, se ha relacionado con un mayor riesgo de muerte.
  • Las vitaminas B6 y B12 no ofrecen ningún beneficio para los adultos mayores que no tengan deficiencia de ácido fólico.
  • La deficiencia de vitamina D se ha relacionado con una disminución de la salud del cerebro, pero tomar suplementos de vitamina D no se ha demostrado que mejore la memoria, la velocidad motora ni otros aspectos de la salud del cerebro. Por otra parte, según el informe, los altos niveles de vitamina D están relacionados con problemas de atención y con el deterioro cognitivo.
  • Según el informe, el ginkgo biloba "no se considera eficaz en la prevención del deterioro cognitivo".

 

Además de AARP, el informe de la IOM también estuvo copatrocinado por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y una serie de otras organizaciones gubernamentales y sin fines de lucro.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

 


* Fuente: Institute of Medicine, Cognitive Aging: Progress in Understanding and Opportunities for Action (Instituto de Medicina, Envejecimiento cognitivo: Progreso en la comprensión y oportunidades para la acción)

 

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Fotos de Getty Images

Search AARP Blogs