El uruguayo Luis Suárez se redime a fuerza de goles

El goleador uruguayo Luis Suárez se redimió de sus amargos días suspendido del fútbol, señalado por todos e incapaz de anotar con la frecuencia que lo caracteriza, y se coronó el domingo Bota de Oro del fútbol europeo para olvidar los malos momentos vividos en los dos últimos años.

El delantero charrúa marcó 40 goles en la temporada de la liga española que terminó el domingo, 4 más que el argentino Gonzalo Higuaín, atacante del Napoli, y cinco más que el portugués  Cristiano Ronaldo, estrella del Real Madrid y anterior ganador de este premio.

Fotos: Conoce a las leyendas del fútbol mundial

Esta es la segunda vez que Suárez conquista este galardón. La anterior fue hace dos años cuando aún militaba en el cuadro inglés Liverpool, pero fue un galardón compartido con Cristiano Ronaldo con 31 goles.

El uruguayo superó también a otros grandes goleadores en el fútbol europeo como el brasileño Jonas Gonçalves, del Benfica, quien marcó 32 goles, el polaco Robert Lewandowski (30), del Bayern Múnich, y el sueco Zlatan Ibrahimovic (28), del club francés PSG. Su compañero de ataque en el Barcelona y amigo, el argentino Lionel Messi, terminó séptimo en la lista con 26 dianas.

Suárez es el segundo uruguayo en ganar este reconocimiento tras Diego Forlán, quien lo consiguió en dos oportunidades: en la temporada 2004/05 cuando militaba en el Villarreal y en la 2008/09 con la camiseta de Atlético Madrid.

No en última instancia, Suárez agradece a su esposa desde hace 13 años, Sofía Balbi, y a sus dos hijos, Delfina y Benjamín, el haber podido superar estos malos momentos tras el Mundial del 2014 en Brasil, cuando fue sancionado duramente por la FIFA tras morder al italiano Giorgio Chiellini.

Suscríbete al nuestro boletín informativo para que estés al tanto de los temas que te interesan

El uruguayo necesitó ayuda psicológica y el fuerte apoyo de su familia para volver a reecontrarse, además de haber hallado a un buen grupo de compañeros en el Barcelona, especialmente Messi, quienes le ayudaron a salir del bache, volver a confiar en sí mismo y comenzar a anotar goles a un buen ritmo, rematando con 14 goles en los últimos cinco encuentros.

El problema de los mordiscos de Suárez han quedado atrás. Aparte de a Chiellini también le clavó los dientes al serbio Branislav Ivanovic en la Liga Premier de Inglaterra, en medio un duelo entre el Liverpool y Chelsea, y al turco Otman Bakkal, cuando milataba en el Ajax de Amsterdam en la liga holandesa.

Descuentos en salud y bienestar: Ahorros de hasta un 30%

Suárez es un buen esposo y padre y un hombre de grandes sentimientos que lo llevan a participar y ayudar en causas nobles por todo el mundo, pero un trauma infantil no superado lo compelía a morder cada vez que se enfadaba. Ya todo eso quedó atrás.

¿Y tú que opinas?

También te puede interesar:

Search AARP Blogs