Inicio AARP » AARP Blog » En Español » ¿Pueden los caldos y sopas ayudarte si estás a dieta?

¿Pueden los caldos y sopas ayudarte si estás a dieta?

Publicada el 14/10/2013 por |Autor de AARP Blog Comments

En Español Print Print
Caldo de verduras

Si alguna vez te han dicho que tienes que hacer dieta, lo usual es pensar en restricción. No te preocupes y piensa que la mejor solución es comer más vegetales o verduras. Otra buena opción es tomar un caldo de verduras o una sopa de vegetales antes de cada comida, esto ayudará a que te llenes y así comes menos de los otros alimentos. Por otro lado, estarás consumiendo grandes cantidades de alimentos bajos en calorías y muy nutritivos, y esta estrategia ayuda a bajar de peso.

Varios estudios indican que aumentar el volumen de lo que comemos añadiendo más vegetales, frutas o sopas aumenta el peso del alimento, lo cual produce una sensación de llenura y causa que las personas ingieran menos calorías. Este tiempo de llenura puede tener un efecto de horas a dos días si continúas este simple hábito alimenticio. Los vegetales —al igual que las frutas— contienen un alto contenido de agua, fibra, vitaminas, minerales y son bajos en calorías. Por ejemplo, una taza de zanahoria tiene alrededor de 50 calorías y si las preparas en un caldo, estarás añadiendo volumen y nutrientes a tu dieta.

Los resultados de un estudio realizado por la Dra. Barbara Rolls y sus colegas de Pennsylvania State University, indica que el grupo que incorporó dos sopas cada día de 100 calorías cada una (en una dieta baja en calorías) perdieron 50% más peso que los que consumieron solamente bocadillos secos de igual contenido calórico.

María Pastrana, un ama de casa de Denver, Colorado, prepara un caldo de vegetales tres a cuatro veces a la semana para tomarlo antes de la comida. “Preparo un caldo de elote, frijoles negro, apio y zanahoria; a veces sólo es de calabacitas con zanahorias y apio”, dice María. “También hago un caldo de repollo con zanahoria rallada”. Ella lo prepara bajo en sodio y utiliza hierbas aromáticas como hojas de laurel, cilantro, orégano, ajo y cebolla para añadir sabor. María dice que un caldo de pura verduras te deja satisfecho.

El otro beneficio de tomar una sopa o un caldo diariamente es que añades una combinación de nutrientes a tu dieta que pueden ayudar a prevenir enfermedades como el cáncer, la hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Para calentar tus días de otoño, prepara una sopa de lima de Yucatán, un caldo Tlalpeño o una sopa de zanahoria con coco y tómate con gusto ese caldo de vegetales.

¿Cuál es tu caldo favorito? Seguro ese que te preparaba tu abuelita o tu mamá. Comparte con nosotros esa exquisita receta.

Foto cortesía de Kanko vía Creative Commons