Ocho mitos sobre el lavado de los productos agrícolas

In English | ¿Deberías lavar todas las frutas y verduras frescas antes de consumirlas? ¿Hasta las orgánicas? Y esa bolsa de lechuga “prelavada” del supermercado, ¿deberías lavarla también?

Close up of lettuce leaves being washed in the sink with splashing water

Modern Farmer, la revista, trata muchas de estas cuestiones relacionadas con el concepto “de la granja a la mesa” para los consumidores, y una de las  historias más populares del sitio web en el 2015 concierne si se deben lavar los productos agrícolas frescos que se compran en el supermercado o mercado agrícola, o hasta los cosechados en huertos particulares.

Y por lavar lo que en realidad queremos decir es enjuagar las frutas o verduras en agua limpia corriente, frotándolas suavemente, antes de prepararlas. Según los expertos agrícolas, se deben lavar porque son tantas las maneras en que los productos agrícolas se pueden contaminar, desde los microorganismos que se encuentran de forma natural en la tierra, los pesticidas, y hasta los gérmenes propagados por los trabajadores que los tocan.

Fotos: Alimentos antiinflamatorios

A continuación enumeramos ocho mitos comunes sobre el lavado de los productos agrícolas:

Mito N.º 1: Es mejor utilizar un producto comercial para el lavado de productos agrícolas.

Realidad: La verdad es que no. Según estudios realizados por la University of Maine, son costosos y no tan eficaces como el agua, como señala el Center for Food Safety (Centro para la Seguridad Alimentaria). Los investigadores encontraron, al estudiar tres productos comerciales para el lavado de productos agrícolas, que el agua es igual de eficaz, si no más eficaz, en la eliminación de bacterias y el moho.

Mito N.º 2: No necesito lavar los productos agrícolas si los voy a pelar.

Realidad: Sí, necesitas lavarlos. Es fácil contaminar el interior de las frutas o verduras con bacterias de la cáscara o corteza al cortarlas con el cuchillo, afirman los expertos en seguridad alimentaria del Gobierno. Por ejemplo, el origen de un brote de salmonela en el 2011 se rastreó hasta los contaminantes en la cáscara de melones que se pasaron a la pulpa cuando la fruta se cortó. Es mejor enjuagar a fondo en agua corriente fría (no es necesario utilizar jabón, ni se recomienda). Utiliza un cepillo limpio para verduras para restregar la cáscara o corteza, y cerciórate de lavarte las manos con jabón y agua tibia después, antes de tocar cualquier alimento.

Mito N.º 3: Para estar seguro, debo lavar la lechuga o espinaca prelavada que se vende en bolsas.

Realidad: Según expertos como Marion Nestle de New York University, no es realmente necesario. La lechuga o espinaca etiquetada prelavada se lavó en agua clorada con un producto comercial antes de ser empaquetada, por lo que volverla a lavar de nuevo en tu cocina no la va a hacer más segura. Aun así, como diría mi mamá, ¿qué tenemos que perder? Lávala de nuevo si así te sientes mejor.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Mito N.º 4: No necesito lavar los productos agrícolas orgánicos porque, bueno, son orgánicos.

Realidad: Lo siento, pero aunque los productos agrícolas orgánicos pueden no tener pesticidas y otros residuos químicos, aun así pueden recoger microorganismos que se encuentran naturalmente en la tierra. Además, los granjeros tienen poco control sobre el manejo de las frutas y verduras orgánicas después de la cosecha. Así que mantente seguro: lávalas como lavarías cualquier otra fruta o verdura.

Mito N.º 5: No necesito lavar las frutas y verduras que cosecho en mi propio huerto.

Realidad: Sí, debes lavarlas. Como señala Modern Farmer, el riesgo puede ser menor si utilizas tierra procesada, pero no es nulo. Sigue siendo una buena idea lavar hasta esos tomates, calabacines y otras hortalizas cultivadas con tanto amor antes de consumirlas.

Mito N.º 6: El lavado no elimina por completo los pesticidas, así que, ¿por qué debo hacerlo?

Realidad: Sí los elimina —la mayoría—. Según un estudio de tres años realizado por investigadores de la University of Connecticut, enjuagar con agua corriente del grifo reduce considerablemente los residuos de nueve de 12 pesticidas utilizados normalmente en una amplia variedad de frutas y vegetales. Y el agua era igual de eficaz en su eliminación que cualquiera de los cuatro productos comerciales de lavado que se probaron. El tipo de pesticida que no se puede eliminar al enjuagar son los pesticidas sistémicos que, en lugar de ser aplicados exteriormente, son absorbidos por las raíces de las plantas y distribuidos dentro de los tejidos de las mismas. Lamentablemente, los consumidores no tienen forma de saber cuál fue el tipo de pesticidas utilizado. Una manera de evitar los productos agrícolas con los más altos residuos de pesticidas es consultar la lista “Dirty Dozen (Docena sucia)” publicada anualmente por el Environmental Working Group (Grupo de Trabajo Medioambiental).

Mito N.º 7: Debo pelar todas las frutas y verduras para evitar la contaminación.

Realidad: No es necesario pelarlas todas. Frecuentemente, la piel de las frutas o vegetales es rica en nutrientes. Una manzana sin pelar, por ejemplo, tiene casi el doble de fibra y más vitamina A y potasio que una manzana pelada. La piel de las papas contiene un 20% de sus nutrientes, incluidas las vitaminas B y la fibra. Por otro lado, no te preocupes y pela las zanahorias. El hecho de que el color de su piel es igual al del resto del vegetal indica que tienen nutrientes equivalentes, según informa The New York Times. Si no las pelas, solo cerciórate de enjuagarlas bien (y restregarlas, si fuese necesario) antes de consumirlas. Y si te preocupan los pesticidas, especialmente en las manzanas, que pueden ser rociadas extensamente, compra las orgánicas.

Mito N.º 8: Debo lavar los productos agrícolas en cuanto llegue a la casa.

Realidad: No. Las bacterias pueden crecer en las frutas y verduras mientras estén guardadas en el refrigerador, por eso es mejor lavarlas justo antes de utilizarlas. También, al lavarlas antes de guardarlas, su piel puede quedarse húmeda y es posible que se echen a perder más rápidamente.

Foto: Courtney Keating/iStock

También te puede interesar:

 

0 comments