¡Ouch! Esos dolorosos espolones

Pain in the foot. Massage of female feet. Pedicures. Isolated on white background.

Dice un refrán que si uno se levanta por el lado izquierdo de la cama quizás permanezca todo el día malhumorado e irritable. Esos primeros movimientos, cuando abrimos los ojos en la mañana, marcan la manera en que pasaremos el día. Así como el café y el desayuno son importantes para tener energía, los primeros movimientos corporales son esenciales. Entrar en calor poco a poco es importante.

Fotos: Consejos para mejorar tu salud en 60 segundos

Pero, qué sucede cuando en la primera pisada nos da un dolor terrible que no podemos tolerar y vamos viendo que desarrollamos un dolor que hinca y se torna muy molestoso en la planta del pie. Eso fue lo que le pasó a mi esposo hace varios meses. No soportaba el dolor en el pie. Sentía como un pinchazo, una cosa horrible. No podía caminar sin molestia. Decidimos que visitara un ortopeda y este le indicó una radiografía. ¡Sorpresa! En la imagen se observó muy claro y a simple vista que mi esposo desarrolló un espolón en uno de sus pies.

De acuerdo al portal médico WebMd un espolón o heel supr en inglés es un depósito de calcio que provoca una protuberancia en la parte inferior del hueso del talón. En muchas ocasiones el espolón está relacionado a la  fascitis plantar, una inflamación que se genera en el tejido conectivo que discurre desde la planta del pie hasta el talón. El portal médico precisa que existen factores de riesgo que pueden propiciar el desarrollo de espolones. Estos son:

 

  • Caminar anormal, con peso excesivo o demasiada tensión en el talón
  • Correr o trotar en superficies duras
  • El uso de zapatos que no tienen suficiente soporte para el arco y la planta del pie
  • Sobrepeso y obesidad
  • Se advierte que el envejecimiento, la diabetes y el andar descalzo también pueden provocar espolones

 

Mi esposo estaba desesperado, no podía tolerar el dolor. Pero le daba terror pensar que tendrían que inyectarlo, aunque esa es solo una de las opciones disponibles. De acuerdo al portal médico, el dolor que causa los espolones puede responder a medicamentos que no requieren receta como acetaminofén, ibuprofen y naproxen. En otros casos el doctor puede recomendar una inyección con algún derivado de la cortisona para aliviar la inflamación en el área. Afortunadamente hay buenas noticias, el 90% de las personas que sufren de espolones no requieren ser intervenidos quirúrgicamente.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

En el caso de mi esposo, el remedio fue la compra de unas plantillas especializadas. Por recomendación del ortopeda visitamos una tienda especializada en la salud de los pies y en la venta de zapatos cómodos. Allí una técnica evaluó el pie de mi esposo y su pisada. Basado en ese análisis le sugirieron la compra de unas plantillas. En el caso de mi esposo las plantillas han sido la solución.

Los espolones se puede prevenir. Recuerda siempre:

 


  1. Utilizar zapatos cómodos y de buena calidad con suelas que absorban impacto
  2. Seleccionar correctamente los zapatos para cada actividad diaria
  3. Asegurarte de calentar y estirar en la mañana y antes y después de hacer ejercicios

 

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

 

Foto de Staras vía iS tock.

Search AARP Blogs