La Navidad no tiene por qué ser triste

Sad lonely pensive old senior woman
unknown

Hace unos días tuve un momento de reconocimiento sobre el impacto de la época navideña en la salud emocional y mental de una persona madura o envejeciente. Pues si bien para un gran número de personas, los días de Navidad y fin del año representan las mejores oportunidades para disfrutar en familia y entre amigos, no para todo el mundo es así. Para algunos la Navidad es época de revivir los sentimientos de soledad, incapacidad, que suman a los estados de estrés y depresión.

Fotos: Combate la depresión sin medicamentos.

Fue mediante el testimonio de una amiga que llegué a esta consideración. Ella es cantante del coro de su iglesia y nos contaba que durante su visita a un grupo de ancianos de la comunidad, una señora se le había acercado a pedirle un gesto muy especial. “Dame un abrazo navideño, porque yo no tengo hijos”, dijo la señora a mi amiga. Y yo, al escuchar esto reflexioné tristemente “es cierto, no todo el mundo vive la Navidad con alegría”.

Entonces, tenemos que estar alerta a nuestros envejecientes y brindarles nuestro apoyo. Algunos pueden estar pasando por períodos muy duros en esta época. Quizás están batallando con enfermedades difíciles, tratando de negociar el paso del tiempo y de cómo nuestra naturaleza humana impone el pensar sobre la muerte a medida que nos ponemos más viejos con cada año que pasa.

Suscríbete a nuestro boletín

Otros se sentirán nostálgicos y solos al recordar las personas amadas que fallecieron. Quizás sea su primera Navidad como viudo o viuda y estén aún tratando de acostumbrarse a esa ausencia. También están lo que quisieran compartir en familia y no pueden levantarse de una cama.

Según Kurt Kazanowski, fundador de Homewatch Caregivers (en inglés) y experto en la materia del cuidado de salud a envejecientes, existen dinámicas que se pueden poner en práctica para evitar que una persona mayor caiga en la depresión navideña. Por ejemplo:

 

  • Debemos siempre incluir a los más viejitos en todas las celebraciones y ambientes más festivos. No es cuestión de obligarlos a salir de la casa si no quieren, pero para esto podemos utilizar la tecnología y mantenernos en contacto con una llamada con vídeo (en inglés).
  • Utilizar las reuniones familiares y de amistades para fomentar el recuento de historias y memorias, con la ayuda de álbumes de fotos, vídeos, etc. para hacer a los más mayores cobrar un papel de importancia en la creación de la historia familiar. Que se sientan protagonistas de la velada.
  • Innovar con nuevas tradiciones y detalles festivos para incluir a nuestros envejecientes en la creación de nuevas memorias. Ir de pasadía a un bonito lugar o incluso irse juntos de compras. Sentirse en compañía es vital.
  • Y, por supuesto, apoyarlos en llevar una agenda de medicamentos apropiada y en asegurarlos que no dejen de estar bien apertrechados de todas sus necesidades de salud. También supervisar su ingesta de alcohol y alimentos perjudiciales que pueden afectarlos durante las fiestas.

 

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

En fin, que no podemos dar por sentado que la Navidad es una época de alegría para todos.  Pero con un poquito de preocupación, cariño y empatía podemos alivianar la carga de algunos.

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto de dundanim via istockphoto.com

Search AARP Blogs