Los puertorriqueños sufren más de depresión

¡Ay, el estrés, la ansiedad, las preocupaciones, las fobias y la perspectiva negativa!

Man gazing out sad profile

Honestamente, a veces salgo a la calle a hacer las diligencias necesarias del día y veo a mi alrededor tanta gente viviendo con tanta presión, tantos compromisos, tanta prisa y desolación que no se me hace descabellado considerar que mucha gente viva en estados de depresión, exacerbando lo que es de por sí una enfermedad mental real. Pues la depresión no es un invento o fabricación del paciente como piensan algunos. Es una condición de salud demasiado seria como para minimizarla. ¿Se han dado cuenta de que en nuestras culturas hispanas todavía existe el tabú de ir a ver un psiquiatra o de tomar antidepresivos?

Fotos: 10 maneras de combatir la depresión sin medicamentos.

En Estados Unidos, la depresión clínica y sus condiciones adjuntas llegan a niveles de epidemia. Y si se observa la incidencia de la depresión y la ansiedad entre diferentes grupos hispanos —mexicanos, cubanos, dominicano, puertorriqueños, etc.— está claro que es un problema de salud pública de grandes proporciones.

Hace algunos años los Institutos Nacionales de la Salud (en inglés) vienen estudiando las diferencias en la incidencia de enfermedades crónicas entre subgrupos hispanos en Estados Unidos porque lo cierto es que no todos los hispanos padecemos de lo mismo en la misma proporción. Y con respecto al tema de la depresión y la ansiedad (en inglés) los hallazgos de la investigación conocida como el Hispanic Community Health Study/Study of Latinos (HCHS/SOL, por sus siglas en inglés) son francamente alarmantes. En general, los hispanos sufren de depresión en un 27%. Pero dentro de este grupo, los mexicanos presentan una incidencia de un 22% mientras que los puertorriqueños sufren de depresión más que cualquier otro grupo, con un 38% de incidencia.

Suscríbete a nuestro boletín

Para agravar esta situación el uso de medicamentos y terapias para lidiar con la depresión, entre hispanos, es significativamente bajo comparado con la población en general y no sobrepasa un 5%. La falta de seguro médico es un factor determinante para tomar la decisión de recurrir a los medicamentos o no.

“Esto supone una preocupación mayor, ya que sugiere que la depresión y la ansiedad no están siendo tratadas adecuadamente en la comunidad Hispana/Latina”, indicó la doctora en epidemiología Sylvia Wassertheil-Smoller, principal investigadora del HCHS/SOL.

Descuentos en Salud y Bienestar: Ahorros de hasta un 30% en un estilo de vida más sano.

Es hora de que la depresión clínica y la ansiedad dejen de ser temas tabú. Es necesario estar pendiente a las señales más comunes y evidentes —como la falta de interés en las actividades cotidianas, pérdida de peso, cambios en la alimentación y fatiga constante— para poder discutirlos con nuestros doctores de familia. No podemos seguir tapando el sol con un dedo.

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP

Foto de NADOFOTOS via istockphoto.com

Search AARP Blogs