¿Te lo comerías aunque te dijeran que tiene más de 800 calorías?

Big Mac hamburger and fries

A partir de diciembre del 2016 todos los menús detallarán la cantidad de calorías de cada uno de los platos que ofrecen, según quedó estipulado en la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Costo. Pensarías que esto ayudaría a los comensales a tomar mejores decisiones al momento de seleccionar los platos y que hasta con el tiempo, los restaurantes se verían obligados a crear recetas cada vez más saludables. Pero no ha sido así, al menos no en la ciudad de Nueva York, donde desde el año 2008 entró en vigor esta práctica.

Según un estudio publicado por Health Affairs (en inglés), el ofrecerle al consumidor la cantidad de calorías que tienen los alimentos que ingieren no ha sido suficiente para crear conciencia al momento de seleccionar los mismos. Los investigadores compararon los resultados de un estudio realizado en el año 2008, en la ciudad de Nueva York, y otro que se realizó cinco años después, entre enero del 2013 y junio del 2014. En una encuesta realizada en el 2008 el consumo promedio de calorías en restaurantes cuyos menús incluían el número de las mismas fue de aproximadamente 783, mientras que en los restaurantes donde no se proveyó esta información el consumo fue de 756 calorías. En cambio, cinco años después, la situación parece haber empeorado. Los investigadores estudiaron el comportamiento de más de 7 mil personas que comieron en cadenas como: McDonald's, Burger King, KFC y Wendy's, y el consumo de calorías fue entre 804 y 839 por comida en los restaurantes que indicaban la cantidad de calorías de sus platos. En contraste, el consumo de calorías en los restaurantes que no reflejaban la información, osciló entre 802 y 857 por comida.

"Nuestro estudio sugiere que las etiquetas en los menús, sobre todo en los restaurantes de comida rápida, no conducirán por sí mismas a ninguna reducción duradera en las calorías consumidas", dijo Brian Elbel, quien lideró el estudio.

Los expertos no han perdido las esperanzas pero saben que el informar sobre la cantidad de calorías, en los menús de los restaurantes de comida rápida, no es la clave para disminuir la ola de obesidad que vive el país; señalan que hay que llevar a cabo esfuerzos como subsidiar alimentos, educar y regular las campañas de mercadeo, entre otros. Sin embargo, sí esperan que se vea un cambio entre los clientes de las cadenas de restaurantes que no son de comida rápida, que se prestan más para ir en familia y posiblemente haya un mayor interés por una alimentación saludable y balanceada.

Si tienes antojo de un hamburguesa, “una vez al año no hace daño” como reza el refrán; la clave es la moderación, pero si vas con más frecuencia a los restaurantes de comida rápida trata de seleccionar, dentro del menú, las alternativas más saludables. Hoy día estos restaurantes de comida rápida y las cadenas de restaurantes sirven ensaladas, carnes blancas a la parrilla e incluso, en sustitución a las papas fritas, tienen batata o camote horneado. Recuerda que los aderezos cremosos para las ensaladas tienen más calorías que las vinagretas y que el gravy en los purés de papas, así como la mantequilla y el tocino en las papas asadas, le añaden “calorías vacías” a tus platos.

¿Tomas o tomarás en cuentas el número de calorías al momento de seleccionar un plato? Cuéntanos en el área de comentarios.

Foto de archivo de AARP

También te puede interesar:

Search AARP Blogs